×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2016)

MARC HURTADO & ALAN VEGA Sniper

Munster
MARC HURTADO & ALAN VEGA, Sniper
 

Como Alan Vega no precisa presentación, abundemos en Marc Hurtado. Francés de origen alauí, junto con su hermano Éric formó en 1977 el dúo de experimentación industrial y de duchampiano nombre Étant Donnés, propietario de prolija discografía, acreedor de culto y, en un momento u otro, asociado a nombres como los de Genesis P-Orridge, Michael Gira, Lydia Lunch o Alan Vega. Los vínculos con el vocalista de Suicide se remontan a finales de los noventa, cuando este participó en uno de sus álbumes. Posteriormente, en la primera década del presente siglo, Vega y Étant Donnés actuaron juntos por Europa y Hurtado realizó un documental sobre el tándem neoyorquino.

Sin embargo, el culmen de esa relación sería “Sniper”, publicado en Francia en 2010. Reeditado en doble LP con motivo del Record Store Day del año en curso, coincide en el tiempo con otra exhumación reciente, la de “Cubist Blues” (1996), el triunvirato formado por Vega con Alex Chilton y Ben Vaughn, del que constituye su reverso tenebroso. Aquí, un espeso, crujiente y a veces melódico lecho de sombrío techno-dance pone bastidor a los paleolíticos salmos enunciados por Vega desde una sustanciosa relación de malos sueños, noches muertas, gloria y compasión. Extático y alquímico, dicho mantra es el del francotirador al que alude el título, un solitario con cobertura electrónica que, como se aprecia en la portada, pone hasta a Cristo en su punto de mira. Ejecutor, pues, de lo divino y lo terreno, “Sniper” pretende sacudir la conciencia colectiva horadando en ella una caverna que, si no profunda, se resuelve al menos contraria a la complacencia.

“Sniper”.

Arriba