USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2019)

MARCELO CRIMINAL Repentino brote de añoranza y amor

Sonido Muchacho
MARCELO CRIMINAL, Repentino brote de añoranza y amor
 

Aunque para entonces ya llevaba un par de años colgando su mala música para gente sensible y moderna en internet sin saber muy bien si había alguien escuchando al otro lado, no fue hasta finales de 2018 cuando muchos nos enteramos de la existencia de Marcelo Criminal. La revelación llegó de rebote, a través de esa versión de su “Perdona (ahora sí que sí)” que publicaron Carolina Durante con la mediática Amaia Romero como invitada.

Ahora, ya con el cantautor convertido en una especie de fenómeno del infraunderground, el círculo se cierra: casi un año después de que la banda madrileña firmara su mayor éxito hasta la fecha gracias a una composición del murciano, el segundo se estrena en formato físico en el sello en el que también militan los primeros, Sonido Muchacho. Después de todo, la justicia poética parece abrirse camino incluso en el descorazonador mundo de un Marcelo Criminal que en Repentino brote de añoranza y amor, su nuevo EP, se postula como una suerte de Daniel Johnston patrio, todavía abonado al sonido de dormitorio, aunque su música ahora venga planchada en vinilo.

Sus siete protocanciones, que no suman ni un cuarto de hora en total, son la reencarnación pos-millennial de una figura omnipresente en la música, y en cualquier expresión artística, desde que el mundo es mundo: la del perdedor crónico. Visto lo visto, podría haberle quedado un EP quejicoso, aunque el resultado final es, más bien, pura y desarmante resignación. Definitivamente, Marcelo Criminal se ha acostumbrado a convivir con el fracaso mientras nosotros seguimos intentando acostumbrarnos a convivir con él: escucharlo mascullar entre cajas de ritmos de baratillo y alguna guitarra descuajeringada todavía es una experiencia incómoda y, por lo tanto, necesaria.

“Mocedades suicidas”.

Publicado en la web de Rockdelux el 3/10/2019
Etiquetas: 2010s, 2019, indie pop, lo-fi, Murcia, pop
Arriba