USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MARGARITA Explota el cuerpo

BCore
MARGARITA, Explota el cuerpo
 

Explota el cuerpo” hace absoluto honor a su título. En la continuación de “Parque mágico” (2008), el cuarteto madrileño ha conseguido realmente generar un estallido de color, vitalismo y libertad, un sonido cósmico con sabor a big bang. Las primeras palabras que se escuchan en él (“Quiero aprovechar la luz de este día”) ya definen sus intenciones, reforzadas totalmente en títulos como “Luces de colores potentes”, “Aquí no cabe el sol” o “Arde la gente” o en textos como el de “Pieza”, que parece hablar sobre un niño y al final podría servir como metáfora de la propia actitud del grupo. Los espasmos y contracciones de poso post-hardcore de su primer álbum se transforman ahora en un nuevo caleidoscopio, como si los muros que entonces provocaban su vena más claustrofóbica hubiesen sido ahora derribados a conciencia en busca del frescor del aire libre.

Les siguen valiendo solo veinticinco minutos para decir todo lo que quieren, vuelven a quebrar constantemente sus melodías aceleradas con estructuras que evitan lo fácil, aunque ahora las hacen mucho más accesibles e infecciosas, las inundan de constantes juegos de voces a lo Animal Collective y les meten unas guitarras de pulso africano que parecen estallarles en las manos.

Margarita ve el mundo como una especie de juego poético. De él emanan imágenes como “despegarán piezas de la ciudad” y mantras como “sal del volcán / el fuego está en ti”. No solo fascina: incita a la acción, a que tú también derribes todos los muros que te asolan. A salir de ti para abrazar la vida. A arder y brillar.

“Crudo y crema”.

Arriba