×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

MARIANNE FAITHFULL Horses And High Heels

Naïve
MARIANNE FAITHFULL, Horses And High Heels
 

El productor Hal Willner ha jugado un papel esencial en la carrera de Marianne Faithfull desde mediados de los ochenta. Reforzó sus lazos con Kurt Weill, Lotte Lenya y Marlene Dietrich en “Strange Weather” (1987), la capturó con nitidez en directo con “Blazing Away” (1990), produjo sus tres temas con Nick Cave para “Before The Poison” (2004) y la devolvió al esplendor pop, vía versiones y duetos varios, en “Easy Come Easy Go” (2008).

Willner se lleva ahora a Marianne y su pop por parajes propios del sonido Nueva Orleans. “Horses And High Heels” es un disco registrado durante el pasado otoño en la devastada ciudad con músicos locales como el bajista George Porter Jr. (ex The Meters) y el batería Carlo Nuccio, a los que se añaden el arreglista Mark Bingham (habitual compinche de Willner en grabaciones de los ochenta), el guitarrista Doug Pettibone, la vocalista Jenni Muldaur y Lou Reed en dos breves cameos de guitarra.

Es obvio que, pese a tener una voz con un registro muy concreto, un timbre roto (por los estragos o no) que Faithfull ha sabido rentabilizar, la cantante sabe adecuarse a estilos diversos saliendo más o menos airosa de todos. Aquí mezcla sus canciones con las habituales versiones; una de las virtudes de Faithfull es que sin poseer un temario propio, ha sabido construirlo a partir de las melodías tomadas prestadas de otros.

Entre lo que ella ha escrito, destacan “Prussian Blue” (compuesta con David Courts), con un sonido de órgano muy propio de Bob Dylan en tiempos de su primera electrificación; “Eternity” (a medias con Pettibone), enriquecida con los samples orientales del propio Willner; y “Why Did We Have To Part” (escrita con el francés Laurent Voulzy), de una bella melancolía. En cuanto a las versiones, “Back In Baby’s Arms”, de Allen Toussaint, adopta el tono de un homenaje a la ciudad con la presencia al piano de Dr. John, mientras que “The Old House”, de McGuinnes-Abrams, se resuelve como una historia de fantasmas sobre la que cabalga la guitarra eléctrica de Lou Reed.

Etiquetas: 2011
Arriba