×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

MARK EITZEL Hey Mr Ferryman

Merge-Decor-Popstock
MARK EITZEL, Hey Mr Ferryman
 

Mark Eitzel sigue triste. “The Last Ten Years” arranca el álbum de forma bastante alegre, es cierto: ritmo animoso, voz exploradora y un sentimiento de nostalgia perdida. Pero el disco no tarda en dirigirse hacia profundidades sombrías. Una melancolía bien producida no apta para paladares secos. Así, el dramatismo controlado con sección de cuerdas de “An Answer” podría decirse que roza el azúcar, tanto como el coro espectral que circula por “The Road”. Aunque en esa pista, al igual que en otras ocasiones, es la guitarra de Bernard Butler, encargado de la producción, la que aporta un grano de perspicacia y crispación ideal para condimentar un material que, de otro modo, resultaría inerte.

Piezas más taciturnas y simples, como “Nothing And Everything”, oscilan entre lo conmovedor y lo tedioso, pero en general los arreglos hacen de la escucha un pasaje entretenido: “And Angel’s Wing Brushed The Penny Slots” presenta un ritmo electrónico casi de bossa nova, una guitarra de cámara y unos violines sintetizados, un amasijo de sonidos que podría epatar, pero que, sin embargo, cuaja agradablemente. En otros cortes, como la intensa “In My Role As Professional Singer And Ham”, la sobredosis ornamental peca de barroca. No obstante, la poca diversidad sónica (en concreto la dependencia de medios tiempos) hacen de “Hey Mr Ferryman” un affaire árido; un disco idóneo para viejos seguidores de American Music Club que probablemente resulte hermético a aquellos no familiarizados con ese tipo de sensibilidad.

“The Last Ten Years”.

Arriba