USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

MARK KOZELEK Mark Kozelek

Caldo Verde-Rough Trade-Popstock!
MARK KOZELEK, Mark Kozelek
 

Siguen los diarios de Mark Kozelek. Casi se le podría poner fecha a este cuaderno. Los últimos meses de 2017 y enero de 2018. Esta vez no se incluye en el doble CD la hoja gigante con todas las letras de la nueva retahíla de las largas composiciones; un fallo. Pero están en internet. Empieza con paseos por San Francisco (“This Is My Town”) y termina en Nueva Orleans. No alude a su espantá en el previsto concierto de Madrid el pasado noviembre, pero nombra la ciudad cuando relata la sensación de no saber dónde está en medio de una gira. La añoranza del hogar (“My Love For You Is Undying”), las habituales citas de libros, películas y músicos (John Connolly, Steve Howe y una llorera viendo “Wall Street”), la alusión a desgracias públicas o familiares (el atentado de Orlando, la muerte de Tom Petty) y una preocupación por la posteridad: piensa que tiene que ir guardando y clasificando sus cosas en “The Mark Kozelek Museum”.

Grabado en solitario en una habitación de hotel (¿son reales los golpes en la pared que se oyen en “666 Post”?), solo Steve Shelley contribuye con su batería en “Sublime”, lo más cercano a una canción convencional de un disco basado en una especie de loops de arpegios de guitarra eléctrica –y alguna clásica–, muy sencillos y a veces muy bellos, como en “The Banjo Song”, que no tiene banjo. Literatura cantada, conciencia musicada... sea lo que sea, es puro Mark Kozelek de hoy. Hacia donde le lleve su impredecible camino.

“Sublime”.

Arriba