×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

MARK RENNER Few Traces

RVNG Intl.
MARK RENNER, Few Traces
 

Los ochenta siguen escondiendo gemas ignotas por descubrir. Ahora le ha llegado el turno a Mark Renner, entonces un joven fan de Ultravox, Yellow Magic Orchestra, Be-Bop Deluxe o The Associates que creció en una granja de Upperco, Maryland, y poco después empezó a grabar en su pequeño apartamento de Baltimore con un cuatro pistas portátil, una guitarra y un sintetizador Casio. “Few Traces” recopila veintiún temas registrados entre 1982 y 1990: algunos, inéditos hasta ahora; otros, procedentes de su debut autoeditado, “All Walks Of This Life” (1986), del siguiente “Painter’s Joy” (1988), o de singles y recopilaciones.

La secuenciación va alternando los instrumentales electrónicos, de corte ambiental y atmosférico, con las canciones pop, en las que la guitarra ejerce el papel protagonista. Mientras que en los primeros, miniaturas delicadísimas y altamente evocadoras, minimalistas y casi infantiles, resuenan los ecos de pioneros de la electrónica como Raymond Scott, Kraftwerk o Brian Eno, las segundas recuerdan a grupos tan representativos del indie pop de guitarras de la época como Felt, The Go-Betweens, The Feelies o The Chills. Unos y otras se complementan de modo ejemplar para conformar la paleta de colores de este artista total de gran sensibilidad, que a día de hoy sigue en activo tanto en su faceta musical como en la pictórica. Indescriptible la sensación de descubrir todo un mundo nuevo en el que perderse y que, sin embargo, resulta tan extrañamente familiar.

“The Wild House”.

Arriba