USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

MARY HALVORSON Code Girl

Firehouse 12
MARY HALVORSON, Code Girl
 

A punto de cumplir 38 años, Mary Halvorson es una temperamental guitarrista estadounidense a la que se sitúa en los cajones del jazz. Y a partir de ahí, todo pasa a ser relativo. Empezando por qué opinarán los seguidores del jazz. Digamos que sus composiciones distan mucho de la ortodoxia del género (incluida la supuesta “ortodoxia” del free). Sus álbumes anteriores tienen numerosos elementos que remiten a los terrenos más experimentales de la música, sin estilo ni categoría en la que dejarse caer permanentemente: del rock al ruidismo, pasando –por supuesto– por la improvisación jazzística, con colaboraciones con Marc Ribot, Anthony Braxton y John Zorn.

“Code Girl” es un paso más en su trayectoria, el primer disco de “canciones” que escribe y el primero, además, en el que compone para una cantante: Amirtha Kidambi. Y esa circunstancia también convierte en relativa toda comparación con los trabajos previos de Halvorson. Kidambi, de formación contemporánea clásica (ha cantado a Luigi Nono y a Karl Heinz Stockhausen), interpreta en este álbum de una forma que recuerda a Dagmar Krause, la legendaria cantante de bandas como Slapp Happy o Art Bears, y su voz y sus maneras hacen que el resultado de “Code Girl” ofrezca algo más que reminiscencias del sonido Canterbury de Henry Cow y Soft Machine.

Pero no hay que olvidar que Halvorson es guitarrista y que la hora y media del doble CD se apoya fundamentalmente en el límpido sonido de su guitarra, el cual (también, a veces) recuerda al de Fred Frith.

“Deepest Similar”.

Arriba