USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MATTHEW DEAR Black City

Ghostly International-Popstock!
MATTHEW DEAR, Black City
 

En su nuevo intento de demostrar sus cualidades como songwriter después de “Asa Breed” (2007), Matthew Dear convence solo a medias, e invita a pensar si no sería mejor que siguiese cultivando su Detroit techno de nueva generación (sus himnos como Audion) en lugar de buscar un lugar en el sol junto a Talking Heads, David Bowie y Nitzer Ebb. Sí, quizás sería mejor decir un lugar en la oscuridad, porque “Black City” es, ya desde el título, un viaje al fin de la noche de Gotham, un paseo por las fauces de la metrópolis en forma de canciones tocadas por el funk electrónico y un techno tribal. Es, sobre todo, un estado de ánimo, y lo mejor que puede decirse de “Black City” es que sabe mantener una atmósfera de principio a fin, crear un halo cohesivo; algo nada desdeñable en tiempos de culto (quizás exagerado) al modo aleatorio.

El problema es que, a diferencia de “Asa Breed”, este álbum apenas tiene temas sobre los que sostenerse: brillan (u oscurecen con brillantez) “Little People (Black City)”, aunque al noveno minuto sea complicado estar igual de entusiasmado que en el primero; la ansiosa “Slowdance” y, sobre todo, la final balada pianística “Gem”. En el resto, el Dear soundwriter se muestra superior al songwriter –esas letras enojosas sobre payasos y monos–, aunque en realidad su mano como escultor sonoro tampoco aparezca en todo su esplendor. Escucha incómoda, no siempre en un buen sentido. Dear es mejor.

Etiquetas: 2010
Arriba