×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

MEG BAIRD Don't Weigh Down The Light

Wichita-[PIAS] Iberia & Latin America
MEG BAIRD, Don't Weigh Down The Light
 

Desde su anterior álbum en solitario, el memorable “Seasons On Earth” (2011), Meg Baird no ha parado de sorprender, y también de preocupar. Con Espers en el dique seco y, que sepamos, salvo su participación en el recopilatorio que el sello Tompkins Square dedicó a Michael Chapman en 2012, la diosa más enigmática del folk euroamericano se ha dedicado a tocar la batería como una fiera con los punks Watery Love y, más recientemente, en el grupo de psych rock Heron Oblivion. Ha sido precisamente gracias a la ayuda de Charlie Saufley, guitarrista de estos últimos, como las aguas han vuelto a su cauce, condensando al fin este excelente tercer álbum.

Las guitarras acústicas y la voz cristalina de Baird, repartida en capas de sedosa polifonía ahora intensificadas, siguen presentes. Pero también se respiran aires nuevos, menos country, más eléctricos, sin versiones (todo temas originales de Meg); quizá aires que soplan desde el Océano Pacífico sobre San Francisco, actual ciudad de referencia para la cantante. Es precisamente a partir del cuarto tema, “Back To You”, donde nos sorprenden unos arpegios entre Maurice Deebank (Felt) y el maestro Tim Buckley, sensación que persiste en temas como el impresionista “Past Houses”. “Don’t Weigh Down The Light” es un álbum atmosférico, de ambiente suavemente gótico (escuchen “Stars Unwinding”), monacal (“Leaving Song”), de añoranza (“Even The Walls Don’t Want You To Go”), con refrescantes arrebatos a lo Robbie Basho (“Good Directions”), pero también de ejecución delicada. Un nuevo acierto.

“Back To You”.

Arriba