×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

MEGAFAUN Gather, Form & Fly

Hometapes-Crammed-Nuevos Medios
MEGAFAUN, Gather, Form & Fly
 

Todos quienes creyeron que el debut de Bon Iver era insuperable, deberán claudicar ante la evidencia: Joe Westerlund y los hermanos Brad y Phil Cook, sus ex compañeros en el grupo DeYarmond Edison, han llegado aún más lejos con su segundo álbum como Megafaun, “Gather, Form & Fly”. ¿Cómo? Nada más y nada menos que reinventando la tradición del folk norteamericano al introducir elementos ajenos –según sus propias palabras, del free jazz a la electrónica disonante de los cincuenta, de la música concreta a los ritmos africanos y cubanos– para crear lo que llaman su “propia tradición folk”.

Megafaun basan su trabajo en la improvisación y por eso, más que una simple colección de canciones, su álbum es una sucesión de estampas sonoras en las que la parte instrumental predomina sobre unas voces que, eso sí, cuando aparecen, evocan las armonías a lo Crosby, Stills & Nash. Y es que junto a la bella ortodoxia de temas de country-folk más o menos convencionales como el luminoso “The Fade”, “Worried Mind”, “The Longest Day” (con pajaritos finales), el telúrico y tribal cántico “The Process”, el arrastrado “Solid Ground” (sumergido en el country-blues pantanoso con su poderosa armónica) e incluso “Kaufman’s Ballad” (la historia del road manager que robó el cuerpo de Gram Parsons), el trío sorprende cuando recurre a otras fuentes, más allá del banjo protagonista en gran parte de los cortes.

Así, en “Darkest Hour” pintan un paisaje mezclando diversos tipos de líquidos (lluvia, ¿una meada?, una gota malaya, unas olas) con ritmos repetitivos, trinos de pájaro, distorsiones y cánticos a capela; y en el jubiloso “Columns” las elaboradas percusiones, casi africanas, y las armonías vocales se detienen bruscamente para dar paso a ruidos. Visto lo visto, nada que ver con Bon Iver: solo se acercan a él en la balada a ritmo de nana de “Tides”, y para de contar.

Una oda a la muerte, el amor, la historia musical, la tradición, la melodía y la experimentación: así describen su trabajo Megafaun. Más allá de calificativos, si hay algo claro es que “Gather, Form & Fly” es uno de los mejores álbumes de 2009.

Etiquetas: 2009
Arriba