USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

MESHELL NDEGEOCELLO Pour une âme souveraine. A Dedication To Nina Simone

Naïve

Por Pablo Gil

MESHELL NDEGEOCELLO, Pour une âme souveraine. A Dedication To Nina Simone
 

Hace ya tiempo que Meshell Ndegeocello se ganó un pequeño nicho de mercado, estimable si se toman en consideración las singularidades de su figura. Es afroamericana, bisexual y de ideas progresistas, hija de un militar estadounidense y convertida al islam; nunca ha encajado en un estilo o escena y su poco carismático instrumento es el bajo eléctrico, que domina con virtuosismo aunque prefiera la contención. Ciertamente, que haya publicado diez discos en un sinfín de compañías y que haya sobrevivido artísticamente a un amago de gran éxito con una carrera que ya supera las dos décadas es, más que otra cosa, una proeza.

Queda así aclarado que ella hace a estas alturas lo que le da la gana, y ahora le ha dado por adaptar a otra pura sangre de la música popular negra, Nina Simone (1933-2003). Como era de esperar, se lleva los originales a su terreno dentro de una selección de repertorio que, salvo algunos clásicos, no responde a lo obvio. En general respeta tempos y tonos, pero los traslada a su folk-funk eléctrico. Musicalmente suena sinuosa, entre la canción de autor y el rhythm’n’blues; en la parte vocal, primordial en el conjunto, interpreta susurrante y decididamente intimista. Entre los invitados están Sinéad O'Connor, Lizz Wright, Cody ChesnuTT y Toshi Reagon, aunque en todo momento es Meshell Ndegeocello la que protagoniza este aventurado homenaje a Nina y a sus canciones.

“Feeling Good”.

Arriba