USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MGMT Congratulations

Columbia-Sony

Por Joan Pons

MGMT, Congratulations
 

¿Y ahora qué toca? ¿Ningunear o reivindicar a MGMT? ¿Cuál de las dos actitudes es más esnob? No es fácil tomar posiciones. “Oracular Spectacular” (2008) atufaba tanto a hype que era mucho más sencillo pronunciarse. Incluso sus defensores sabían que “Time To Pretend”, “Kids” y “Electric Feel” (porque eso era el disco, no había más) eran pan para hoy. Se quemaban rápido, rapidísimo, y a otra cosa. El signo de estos tiempos.

Sin embargo, en esta feria de las vanidades-tendencias donde importa más la recepción de un disco que el disco en sí, “Congratulations” quiere ser excepción y saltarse alegremente estos parámetros: es un disco de alto riesgo y combustión lenta, no tiene singles fast food y se presenta tan abigarrado y fantasioso como la libreta de apuntes de Lewis Carroll. Vamos, que el segundo álbum de Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser es tan distinto a lo que podríamos esperar de ellos que se diría que es otro debut, incluso otro grupo.

A dibujar este nuevo principio en el que MGMT parecen estar explorando todas las posibles vidas que podrían tener, les ha ayudado Sonic Boom, productor, teclista ocasional, gurú y prescriptor absoluto de “Congratulations”. En lugar de limitarse a sacar lustre a los acabados como hizo Dave Fridmann en el primer disco, Sonic Boom se ha dedicado básicamente a llenarles la cabeza de pájaros a Andrew y Ben. Una tutela mucho más ética que estética que depara un disco que parece la vuelta a ochenta mundos en un día. ¿Qué mundos? El de la bendita locura de Brian Wilson, el de la canción melódica soft y sentimental (muy emotivo el tema titular que cierra el disco), el del carisma loser de Dan Tracey, el de la I+D de Brian Eno, el de las fugas de realidad de Syd Barrett, el de la parodia del pop de consumo... Muchos. Y del viaje por todos ellos nace otro mundo más: el de los renacidos MGMT. Un mundo maravilloso y contra el signo de los tiempos.

Etiquetas: 2010
Arriba