USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2006)

MICAH P. HINSON Micah P. Hinson And The Opera Circuit

Sketchbook-Houston Party
MICAH P. HINSON, Micah P. Hinson And The Opera Circuit
 

Empieza suspendido en el aire, con el trovador tejano estirado en la cama, la espalda hecha trizas, y “Seems Almost Impossible” barnizando la noche con esa melodía importada directamente de los años cincuenta. A Richard Hawley le ha salido competencia. Parece imposible, sí, pero unas cuantas notas bastan para percatarse: “Micah P. Hinson And The Opera Circuit” es mejor que “Micah P. Hinson And The Gospel Of Progress” (2004). Mucho mejor. Un paso de gigante.

Curado de espantos sentimentales y con una docena larga de músicos arropándolo, Micah P. Hinson traza un nuevo plano musical y emocional donde las baladas de porche trasero –estremecedora “Drift Off To Sleep”, con el chelo meciendo y estremeciendo la voz, una pieza que recuerda a “Innocence Kindly Waits” de los tejanos South San Gabriel– son solo el pórtico de entrada a un universo mucho más amplio y rico. Country-folk-soul de muchos quilates. Los vientos soplan con autoridad mientras los teclados alimentan el misterio. La madurez se palpa en la detonación de folk tabernario de “Diggin’ A Grave” y en la ternura de “Jackeyed”; en el aliento contenido de “It’s Been So Long” y en ese asombroso cruce de country y sonido Stax que es “Letter To Hunstville”.

Aquí ya no valen las referencias, por más que “Little Boys Dream” parezca heredar la belleza suspendida de Lambchop y “She Don’t Own Me” se acerque al folk de la misma manera que lo haría el Bob Dylan más otoñal. Cualquier nombre propio acaba diluyéndose en la imponente autoridad de un disco bien escrito y mejor arreglado. Ahí está, sin ir más lejos, “Don’t Leave Me Now!”, hipnótica nana de despedida armada con voz, piano y crescendo final de cuerdas que resume el inmenso, colosal talento de Hinson como compositor e intérprete. Personalidad. Esa es la palabra. Muchas cosas han de pasar para que este disco no acabe coronando las listas de lo mejor del año.

“You're Only Lonely”.

Arriba