×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

MIÈLE Le jour et la nuit

Humpty Dumpty-Green Ufos
MIÈLE, Le jour et la nuit
 

Como aplicados alumnos de lo afrancesado, a los belgas Mièle les puede la querencia hacia la melancolía, algo que acaban colando incluso en el título de este trabajo (aparecido en su país hace un año). Pero que nadie se engañe: en este “Le jour et la nuit” casi todo es luz diurna y cegadora. La noche, en efecto, brilla por su ausencia. A no ser, claro, que hablemos no de noches en vela moqueando por los amores perdidos, sino de interminables veladas de risas y baile. En ese caso, pocos peros se le pueden poner a un disco que le hace una finta a la chanson-rock de su debut de 2006 para tirar del hilo de “Mireille”, impecable y gomoso hit de bubblegum-pop que infecta la decena de canciones que se abren paso tras la inaugural “Le jour et la nuit”. En esta primera toma de contacto sí que da la sensación de que noche y día están a punto de rozarse, pero entonces aparece “Châteaux de sable” y la balanza acaba inclinándose hacia la jovialidad infecciosa de Françoise Hardy y Brigitte Bardot.

A partir de ahí (casi) todo es burbujeante pop, calambrazos eléctricos, algo de twee con acento francés y canciones como soles como la elegantísima “Campari Orange” y las irresistibles “Tu n’és pas là” y “La veilleuse”. Casi al final, cuando el disco está a punto de terminar, parece que la electricidad se les va de las manos con la pelín abrupta “L’inventaire”, pero no es más que un espejismo que se encargan de corregir hábilmente con “Corps fluorescents” y “Dans la nuit”, las más melancólicas y, esta vez sí, nocturnas del lote. Será que, después de todo, no hay día sin noche. Y viceversa.

Etiquetas: 2010
Arriba