USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1970)

MILES DAVIS Bitches Brew

Columbia
MILES DAVIS, Bitches Brew
 

Miles Davis y su constante y arrolladora manera de imponerse a la historia del jazz, siempre a base de talento, arrojo e improvisación. Aquí, una muestra más. “Bitches Brew” llevó todavía más lejos lo conseguido un año antes con “In A Silent Way” (1969). El trompetista de Illinois desencadenó el big bang de la fusión y sublimó el crossover jazz-rock en tres sesiones para la historia. Y así se consumó el matrimonio entre sincretismo electrónico y abstracción free. Gerardo Sanz comentó “Bitches Brew” en el Rockdelux 200, donde elegimos los mejores doscientos álbumes del siglo XX; “Bitches Brew” ocupó el lugar 44 en ese listado: esta es la crítica que se publicó en ese especial. Debajo, un ejemplo del sonido del disco: “Spanish Key”. En 2010, para celebrar los cuarenta años de su edición, “Bitches Brew” se reeditó en varios formatos (ver aquí).

La mejor manera de cambiar la historia o, mejor, de mantenerse en disposición de cambiarla es evitar que te atrape. Y nadie más escurridizo que Miles Davis (1926-1991), la superestrella del jazz con mayúsculas, el protagonista de sus principales mutaciones, el único que supo transformar su carrera en la metonimia de un género al que nunca se adscribió. Perfilando el estilo cool de la Costa Oeste que Gil Evans diseñó para “Birth Of The Cool” (1957), reescribiendo el ideario modal acuñado por George Orwell en el maestro “Kind Of Blue” (1959) y siempre progresando gracias al impulso de sus colaboradores, capitalizó la evolución de un sonido que entre finales de los cuarenta y principios de los noventa se convirtió en un espectáculo. Su espectáculo. Porque a sus enormes dimensiones compositivas e interpretativas hay que añadir su extraordinario talento para subvertir las expectativas de sus más fervientes admiradores y sus más furibundos detractores. Y cuando ni unos ni otros se habían repuesto del impacto que supuso la publicación de “In A Silent Way” (1969), un inspirado manifiesto proto-ambient llamado a despertar una lengua moribunda mediante la incorporación de modismos procedentes del soul, el folk y el pop, el trompetista de Illinois desencadenó el big bang de la fusión. Revolucionario en formato (doble LP), diseño gráfico –en la portada, un cuadro de “Abdul” Mati Klarwein, también reclamado por Santana para su “Abraxas”– y concepto, “Bitches Brew” no solo sublimó el crossover jazz-rock latente desde los albores de los sesenta, sino que patentó un nuevo modus operandi por el que las fases de pre- y posproducción se erigían en estadios fundamentales del proceso creativo.

Muy influido por el funk de James Brown y Sly Stone, probablemente atormentado por su relación con Betty Mabry/Davis –exnovia de su amado y odiado Jimi Hendrix– y sin duda espoleado por Clive Davis, presidente de Columbia, Miles Davis desencadena el Apocalipsis. Convoca a los titulares de su banda de estudio: Don Alias y Jim “Jumma Santos” Riley (percusión), Lenny White (batería), Harvey Brooks (bajo) y Bennie Maupin (clarinete). Los concentra en Nueva York junto a los habituales de su primer quinteto estable en años: Chick Corea (teclados), Wayne Shorter (saxo soprano), Dave Holland (bajo) y Jack DeJohnette (batería). Y en un alarde de poder, nombra capitanes a los dos músicos que, enrolados a tiempo parcial en The Cannonball Adderley Quintet y Tony Williams Lifetime, más admiraba: el teclista Joe Zawinul y el guitarrista John McLaughlin.

 
MILES DAVIS, Bitches Brew

Miles Davis, lengua de dinamita, consumando el matrimonio entre el sincretismo electrónico y la abstracción free. Foto: Don Hunstein

 

Celebradas entre el 19 y el 21 de agosto de 1969, aquellas tres sesiones, una serie de jams auspiciadas por el groove de uno o dos pianos eléctricos, bajo y guitarra, muestran su asombrosa capacidad para extraer de sus instrumentistas el máximo rendimiento, sometiendo su ego y capturando el zeitgeist que se resistían a liberar. Ahora bien, sin la mediación del visionario Teo Macero –un esteta del cut’n’paste que dirigió sus grabaciones entre 1959 y 1983–, la cetrina energía de “Pharaoh’s Dance” y “Bitches Brew”, los borboteos funk de la hipnótica “Spanish Key” o la mayestática belleza de su reworking del “Sanctuary” de Wayne Shorter nunca hubieran consumado ese matrimonio entre sincretismo electrónico y abstracción free que alumbró proyectos, interesantes a corto aunque perniciosos a medio y largo plazo, como Weather Report, Mahavishnu Orchestra o Return To Forever.

De acuerdo con el abundante material adicional incluido en “The Complete Bitches Brew Sessions” (1998), este álbum es, en el peor de los casos, un experimento crucial. Dinamitando toda frontera estilística y alienando a la crítica adocenada, Miles Davis regresó –quinientas mil copias vendidas y un Grammy– al centro de una escena que en aquel entonces comenzaba a olvidarlo y que hoy, once años después de su muerte, no ha podido cubrir su vacío.

“Spanish Key”.

Arriba