USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1986)

MILES DAVIS Tutu

Warner Bros.-WEA
MILES DAVIS, Tutu
 

Según se dice, la gota que hizo desbordar la paciencia de Miles Davis con respecto a su antiguo sello discográfico fue que uno de sus sagaces ejecutivos le sugiriera que quizá estaba demasiado escorado hacia el rock, que lo que debería hacer es un buen disco de jazz. Cabe suponer que a tan agudo consejero le habrán aumentado el sueldo y el cargo por su visión de la jugada.

Mientras, Miles, instalado en WEA, acaba de poner en circulación su más brillante disco desde la rentrée del 81. En estos últimos años Miles está más comunicativo que nunca. Cuando se le ha preguntado acerca de qué músicos respeta, invariablemente ha salido a relucir entre los jóvenes el nombre de Marcus Miller, el bajista que él mismo lanzó desde su “The Man With The Horn” (1981). Tengo la certidumbre de que el 95% de los lectores han pasado por alto el nombre de Marcus Miller, mientras que el 5% restante quizá le haya prestado alguna atención, pero, por lo general, más bien poca. Y ahora viene el maestro y nos obsequia con un disco que bien podría firmarlo Marcus Davis o Miles Miller.

Marcus Miller es autor de 5’5 de los ocho temas que componen “Tutu”, arreglador musical de la totalidad, coproductor del disco. Por si fuera poco, según consta en el encabezamiento de los créditos, “trompeta, Miles Davis; todos los demás instrumentos, excepto cuando se indica lo contrario, Marcus Miller”. Y se indica pocas veces, aunque con excepciones tan lujosas como George Duke y Paulinho da Costa. En “Tutu” hay break (“Splatch”), disco (“Full Nelson”), españolidad con arabescos (“Portia”), Scritti Politti (“Perfect Way”), dub sintético (“Dont’t Lose Your Mind”) y un par de inconmensurables milesianas puras (“Tutu” y “Tomaas”). Sin la menor duda, uno de los más espléndidos discos aparecidos en 1986. Amén de mil y una otras cosas, Miles Davis y su bien amado Marcus Miller han elevado la música de pista de baile a las cimas de la obra maestra. Esencial para saber en qué momento vivimos.

“Tutu”.

Arriba