USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

MOGWAI Hardcore Will Never Die, But You Will

Rock Action-[PIAS] Spain
MOGWAI, Hardcore Will Never Die, But You Will
 

A estas alturas, tras revolucionar la música instrumental y abrir la puerta a carreras tan dispares como las de Sigur Rós o Explosions In The Sky, no parece muy razonable esperar que Mogwai resulten tan únicos y esenciales como antes. Pero enterrarlos en el olvido sería injusto y, tras escuchar su séptimo álbum, una supina ridiculez. Continuando su creciente tendencia a estructurar las canciones en torno a melodías y no solo a cambios de dinámica, aquí aciertan con la energía que faltaba en “The Hawk Is Howling” (2008), añadiendo un rico e intrincado despliegue armónico que les hace sonar más interesantes y a la vez más directos. De esta forma, cuando recurren a sus esquemas clásicos (“Too Raging To Cheers”, “You’re Lionel Richie”), acortan la distancia entre Mogwai y Godspeed You! Black Emperor.

Por otro lado, suman a su carrera dos hitos que ensanchan aún más las posibilidades de la música instrumental. “San Pedro” es un temazo de pegadizo hardcore melódico que se sostiene sin letras ni voces. La fenomenal “Rano Pano”, basada en la superposición de un contagioso fraseo melódico circular que podría ser de John Barry o incluso de Queco (tan ajeno al rock es), parece un himno de folk exótico interpretado en clave de sinfonía metálica.

Pero en realidad las armonías y melodías que abundan en este álbum son las del pop. “White Noise” resulta contagiosa y euforizante desde una sublime luminosidad melódica sin más artificios dinámicos que un crescendo sostenido, “Death Rays” es fantástica con su piano épico. “How To Be A Werewolf” tiene la consistencia rítmica del mejor post-rock y las armas del noise-pop, moldeando tormentas de ruido en melodías y armonías psicodélicas. “Mexican Grand Prix” tiene una dinámica más electrónica con un ritmo motorizado y teclados vintage; parece krautpop con una línea vocal armonizada con vocoder. Algo parecido ocurre en “George Square Thatcher Death Party”, con un estribillo épico de voz sintetizada y un contagioso pulso pop. Y es que se trata posiblemente de su álbum más accesible.

Etiquetas: 2011
Arriba