×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

MOLLY BURCH Please Be Mine

Captured Tracks-Popstock!
MOLLY BURCH, Please Be Mine
 

Hace unos años Joe Crepúsculo fantaseaba sobre el falso sufridor en “Enséñame a amar”, una figura poética en la que el músico de Cornellà de Llobregat se ponía en la piel de un hombre desdichado en lo afectivo que interpelaba a su amante para mejorar en el asunto de las relaciones de pareja. Algo que también se podría aplicar a la gran mayoría de las canciones que aparecen en el debut de Molly Burch. Y es que la singer-songwriter norteamericana también podría ser calificada de falsa sufridora. Hace un par de años se mudó a Austin y durante unos meses estuvo separada de su pareja actual –Daley Toliver, integrante de la banda de Burch–. De esa momentánea estancia en soledad nació este “Please Be Mine”, un disco en el que la estadounidense se pone bajo la piel del melodrama spectoriano de los Teddy Bears y las Ronettes, del quejío de Roy Orbison y de una leve inspiración country, para dibujar una suerte de reformulación posmoderna de esos tres géneros.

Aquí se habla sobre la mitología de los corazones partidos, sobre la predestinación casi adolescente del enamoramiento o sobre las dudas de ser la mujer adecuada para su chico. Burch realiza ese rescate con destreza y elegancia, y con una capacidad interpretativa sobrenatural (la canción que da nombre al álbum es una buena prueba de ello) que supera el simple ejercicio del estilo.

“Please Forgive Me”.

Arriba