×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1990)

MORENTE - SABICAS Nueva York Granada

RCA-BMG Ariola
MORENTE - SABICAS, Nueva York Granada
 

Sabicas-Morente, “Nueva York Granada”, es el resultado discográfico –doble– de un encuentro entre el gran maestro de la guitarra, Sabicas, fallecido hace tan solo unos meses, y un maestro del jondo actual, Enrique Morente. Una ocasión única de la que surge un disco único, imprescindible para cualquier inteligencia sintiente para la que el flamenco tenga la capacidad de emocionar. Es la obra póstuma de Sabicas, pero sin embargo está llena de vida. Sabicas, dicen, es el mejor guitarrista de flamenco de todos los tiempos. No es como Paco de Lucía o John McLaughlin…, todo lo contrario, no ha sido nunca un virtuoso exhibicionista. La guitarra de Sabicas es pura serenidad, en ella radica su duende, su magisterio, en la serenidad hecha discurso guitarrístico, en el temple hecho emoción. El alma de Sabicas habla a través de su guitarra, a través del tiempo, del silencio, del rasgueo o del repique sobre la madera siempre medido, ajustado al fondo de lo jondo, al flamenco, en una palabra. Un flamenco que supo medir tanto en los tacones de Carmen Amaya como en la garganta de Morente. Allá donde el flamenco se exprese con sobriedad y con la elegancia única y emocionante de la verdad.

Esta grabación rezuma verdad por todas partes. No ha habido opción a nada más que no haya sido el genio y la liturgia encontrados en un lugar tan frío como es un estudio de grabación. A Morente y Sabicas parece que el lugar no les afecta y obran como si de una cueva en Granada se tratase (o incluso un local de la calle –digamos…– 52 de NY). No hay concesiones a la galería, es un trabajo tan bello como sencillo. Tan emotivo como flamenco. Es, en definitiva, una joya para lucir universalmente como signo y síntoma de que el flamenco es una de las músicas con luz propia que ha alcanzado la inmortalidad por derecho propio, por emoción.

Etiquetas: 1990
Arriba