USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2007)

MOTÖRHEAD Motörhead

Chiswick-Ace-Popstock!
MOTÖRHEAD, Motörhead
 

Involuntarios iconos metálicos, Ian Kilmister “Lemmy” (bajo), Phil “Philthy Animal” Taylor (batería) y “Fast” Eddie Clarke (guitarra), el trío clásico de Motörhead (en argot, consumidor de anfetaminas), le debían más al rhythm’n’blues y al punk que al heavy británico de finales de los setenta. De hecho, buena parte de su álbum de debut, “Motörhead” (1977), ofrecía píldoras punk (“Vibrator”), desplantes de blues correoso (“Keep Us On The Road”) e incluso una febril “The Train Kept A Rollin’”, versión de un rhythm’n’blues original de Tiny Bradshaw que ya habían revisado Johnny Burnette, The Yardbirds, Led Zeppelin y Aerosmith; digamos que la lectura de Motörhead tomaba la de The Yardbirds y le imprimía potencia, velocidad y actitud desafiante. El disco también presentaba piezas pensadas para ser tocadas con la amplificación saturada característica del metal pesado como “White Line Fever”, “Iron Horse/Born To Lose” (guiño a los moteros salvajes) y “Motörhead” (con una letra de orgullo anfetamínico), donde exponían las que iban a ser sus señas de identidad: un sonido concentrado, con la guitarra pugnando por respirar aire viciado mientras era aplastada por el estruendo del bajo, la agresividad de la batería y una voz sin agudos que escupía peligro y soberbia macarra.

Treinta años después de su publicación, Ace lanza una edición especial y limitada del álbum “Motörhead” en su serie Hip Pocket que recupera (en tamaño CD, claro) la portada con el logo plateado que aparecía en el primer prensaje. Capricho romántico, pues, sobre todo si tenemos en cuenta que al tratarse de una reproducción facsímil solo incluye las ocho canciones del vinilo. Es una coherencia conceptual que obliga a renunciar a los cinco cortes extra (“City Kids”, cara B del single “Motörhead” de 1977, y los cuatro del EP “Beer Drinkers And Hell Raisers” de 1980) que aparecen en las ediciones en CD convencionales.

“Motörhead”.

Arriba