×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

MOUNT EERIE A Crow Looked At Me

P.W. Elverum & Sun
MOUNT EERIE, A Crow Looked At Me
 

Aunque al comienzo del disco asegure que la muerte no es algo sobre lo que hacer arte, sino algo real, prosaico y absurdo, Phil Elverum ha compuesto una Gran Obra de Arte a partir de la pérdida de su esposa, Geneviève Castrée, dibujante y artista musical a quien habíamos escuchado en discos de su marido como “Clear Moon” (2012) y “Sauna” (2015). Murió el pasado julio, con 35 años, de un cáncer de páncreas. Solo un año antes, Geneviève y Phil habían tenido a su única hija.

“A Crow Looked At Me” es un disco crudo pero sensible, alejado de tópicos sentimentaloides sobre la pérdida del ser querido y emotivo por afrontar la situación de frente, aunque sin desdeñar la ternura. Las letras, que Elverum dirige generalmente a su esposa, son como entradas de un diario en las que pueden pesar más los hechos que nada fácilmente asociable a la poesía. Dice (más que canta) en “Seaweed”: “Nuestra hija tiene un año y medio. / Llevas muerta once días. / Me subí al barco y vine al lugar / donde los tres íbamos a hacernos una casa / si hubieras vivido. / Te moriste, sin embargo”. Después, en “Ravens”: “Te vi morir en esta habitación, después di tu ropa. / Lo siento, tenía que hacerlo”. Y en “My Chasm”, sobre el abismo entre el mundo de los demás y el suyo sin ella: “¿Quiere la gente que me rodea seguir oyendo sobre mi esposa muerta?”. Esta resistencia a embellecer algo tan real, absurdo e idiota como la muerte es lo que paradójicamente resulta más bello del disco de Elverum.

La búsqueda de la desnudez se traslada al lado puramente musical: tan solo en uno de los temas, “Soria Moria”, sobre el inicio de la relación entre Phil y Geneviève, asoma realmente la intuición melódica del antiguo líder de The Microphones y se cuela un poco de la distorsión característica de sus últimos trabajos. Por lo demás, imperan suaves rasgueos acústicos, notas solitarias de piano y una percusión casi muda. Cargar las formas podría dirigir al melodrama, una frontera que Mount Eerie claramente no quiere cruzar. Esto no es entertainment.

“Seaweed”.

Arriba