×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

MOUNT KIMBIE Love What Survives

Warp-Music As Usual
MOUNT KIMBIE, Love What Survives
 

“Love What Survives” consuma el giro que el dúo londinense inició con “Cold Spring Fault Less Youth” (2013), giro que los alejaba del post-dubstep donde se encajonó su estupendo debut, “Crooks & Lovers” (2010). Es más orgánico, sí; más de tiempos medios, también; pero sigue siendo inconfundiblemente Mount Kimbie. Me atrae de este tercer trabajo el hecho de que ahonda en la austeridad: pierde adornos y gana en crudeza, en sustancia. Es un disco discreto, casi indolente (véase la forma de cantar de Micachu en “Marilyn”), pero escucha tras escucha se te va metiendo en el tuétano. Es música sin subrayar, a bocajarro. Hay un hilo conductor, un ritmo motorik que va apareciendo y desapareciendo aquí y allá.

Los temas son tirando a cortos, de dos a cinco minutos, y algunos parecen esbozos al natural, como el inicial “Four Years And One Day”, del que va apoderándose un beat que entra desde un segundo plano y que es relevado por un nervioso bajo post-punk; y después, nada más. Pero ya ha calado. Para el siguiente recuperan la colaboración con un irritado King Krule. “You Look Certain (I’m Not So Sure)”, con Andrea Balency a la voz, parece Neu! con una batería destartalada, a medio descomponerse. En “Poison” es un simple piano fuera de afinación el que repite una frase melódica hasta desaparecer. El tono crepuscular continúa en la conmovedora “We Go Home Together” y “How We Got By” (con percusión de madera hueca), ambas con James Blake. No hay estribillos ni mucho menos hits (aunque “T.A.M.E.D.” se acerca bastante): hay un largo y entretenido traqueteo por carreteras secundarias. Que no es poco.

“Marilyn” (con Micachu).

Arriba