×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2018)

MÚM Menschen am Sonntag - Live In Berlin

Morr Music
MÚM, Menschen am Sonntag - Live In Berlin
 

Desde su paso de cuarteto a colectivo abierto, múm han dejado de editar álbumes regularmente –el último, “Smilewound”, data de 2013– y han pasado a diversificar su actividad en múltiples direcciones. Uno de sus proyectos recientes más celebrados ha sido su banda sonora original en vivo para “Los hombres del domingo” (1930), el clásico del cine mudo codirigido por Robert Siodmak y Edgar G. Ulmer, con guion al parecer abocetado por el hermano pequeño del primero, Curt, y rematado por Billy Wilder. Un trampolín de talentos sagrados, en definitiva.

A falta de un nuevo álbum, bien están los veinticuatro minutos de “Menschen am Sonntag - Live In Berlin”, extracto algo magro, en cualquier caso, de una función que dura setenta y cuatro. Gunnar Örn Tynes y Örvar Þóreyjarson Smárason, miembros fundadores de múm, ponen música bastante expresiva y dramática, curiosamente, a una semificción ligera sobre berlineses de entreguerras invitando a chicas a un picnic, una cerveza y lo que surja.

La primera de las cuatro piezas, “Cards”, arranca con una maraña de leves sonidos psicodélicos (como lo que parece un arpa filtrada), para poco después empezar a ser asaltada por percusiones en vivo, presuntamente del músico invitado Samuli Kosminen. “Evaporate” se basa en breves melodías de piano contra un fondo experimental desestabilizador. La más fácil de imaginar en la película es “Cycle Boats”, con sus pianos tranquilos, su hipnótico vaivén de elementos rítmicos y lo que parecen voces infantiles distorsionadas. Pero la joya de la corona es “My Claws”, con una melodía indiscutible que interpretan diferentes teclados y a la que se suman sin cesar elementos de refuerzo, en un crescendo electropop de quieta épica. Queremos escuchar/ver esto en nuestra tierra.

“My Claws”.

Publicado en la web de Rockdelux el 23/2/2018
Arriba