USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

MY BLOODY VALENTINE m b v

Autoeditado
MY BLOODY VALENTINE, m b v
 

Arranca “She Found Now”, con sus guitarras etéreas y su voz fantasmal. Te restriegas los ojos y aplauden los oídos: sí, Kevin Shields nunca fue de farol y My Bloody Valentine estaban grabando un disco, el tercero, que ha tardado dos décadas y pico en materializarse, desde que “Loveless” marcó la historia del pop cuando vio la luz en noviembre de 1991. Pero olvidemos el factor tiempo, ese concepto tan relativo que puede alargarse o encogerse a voluntad. Porque el nuevo largo de MBV no debería juzgarse por patrones de espera ni pesarse en base a expectativas. Es, simplemente, el tercer eslabón de una historia que hierve en la cabeza de Shields y que el músico irlandés ha descubierto cuando ha creído necesario o cuando su perfeccionismo ya no encontraba nuevas fugas para refinarse. Y tampoco, por supuesto, deberíamos enfrentarnos a “m b v” con los velos de la nostalgia: cuando un creador logra materializar algo único y excepcional, este concepto se convierte en una trampa para pusilánimes y perezosos y queda invalidado como patrón analítico. Y lo que My Bloody Valentine consiguieron en los noventa es hoy tan relevante como en el momento en que fue ideado. Su lava sónica redefinió el papel de la guitarra en lo que conocemos como música pop, y su detallismo melódico los emparenta con nombres excepcionales del calibre de Beach Boys o Burt Bacharach.

Así que “m b v” suena, por supuesto, a “Loveless”, sin que este parentesco devalúe en lo más mínimo a los Valentine del siglo XXI. ¿Recuerdan los directos del retorno en el verano de 2008? No había absolutamente NADA parecido a lo que lograban expender desde el escenario. Pues lo mismo ocurre con el nuevo largo: busquen algo que pueda emparejarse con el citado “She Found Now” o con la densidad mineral de “Only Tomorrow” y luego opinen. Los ingredientes del cuarteto solo les pertenecen a ellos, y sus múltiples alumnos únicamente pueden soñar con acercarse de puntillas a cosas pasadas como “Only Shallow”, “Soon” y “Sometimes” y presentes como “Who Sees You” o “New You”.

 
MY BLOODY VALENTINE, m b v

El lento retorno: lo que consiguieron en los noventa es hoy tan relevante como en el momento en que fue ideado.

 

El propio Shields ha definido el sonido del nuevo disco como “diferente, pero no radicalmente diferente”, descripción perfecta para una cascada de guitarras procesadas, texturas y pedales que nadan en aguas familiares sin que estas se estanquen: fluyen. Hay experimentos –los cinco minutos de “Is This And Yes”, ámbar suspendido en lo que parecen sintetizadores en bucle; el incendio marcial de “In Another Way”– que palpan posibles vías de escape a la marca MBV y que se encolan sin problemas en bofetadas protopunk (“Nothing Is”) y licuaciones de pop celestial (“If I Am”); con sus vertiginosas subidas y bajadas, el triunfo de “m b v” –más allá de situarse (y situarnos) en un gozoso out of time– radica en una compacta homogeneidad que es, a la vez, norma y búsqueda, fidelidad a unos principios y gusto por el riesgo. “Wonder 2”, el tema de cierre, condensa todo esto: una amalgama de abstracciones instrumentales donde las melodías luchan por respirar sumergidas en un tanque de mercurio... Así que no se precipiten y dedíquenle, como han hecho sus autores, todo el tiempo del mundo: habrá pocas cosas mejores en este 2013.

“Who Sees You”.

Arriba