×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

NADAH EL SHAZLY Ahwar

Nawa
NADAH EL SHAZLY, Ahwar
 

Según explica la compositora, cantante e intérprete cairota Nadah El Shazly, empezó a construir hace dos años el esqueleto de este debut en su ordenador, mezclando voz, beats, samples, saz y teclados. Luego el proyecto se expandió al conectar con Maurice Louca y Sam Shalabi –miembros del trío The Dwarfs Of East Agouza que comparten con Alan Bishop–, ambos coautores y arreglistas, y al final, tras idas y vueltas de Egipto al Canadá, terminaron por participar una veintena de instrumentistas. Buscando inspiración tanto en la música improvisada como en la clásica árabe, le ha salido un disco inclasificable y aventurero que se expande desde el terreno pantanoso al que hace alusión el título.

El tema que lo abre, “Afqid Adh-Dhakira” (“He perdido la memoria”), tiene una fantasmagórica introducción con la voz distorsionada que poco a poco va dando paso a un contrabajo con arco y un groove percutivo que acolchan su intrigante voz arábiga. Disonancias, guitarras en clave twang, soundscapes feéricos y voces de ultratumba conviven en “Barzakh”, corte en el que, como en el resto del disco, tiene un papel destacado la orquesta Land Of Kush –con discos editados por Constellation– que dirige Shalabi. Su exuberancia electroacústica convierte en una cúspide la sinuosa y exótica “Palmyra”.

La única versión es una relectura muy libre de “Ana ‘Ishiqt” (“Una vez amé”) de Sayed Darwish (1892-1923) –compositor y cantante considerado el padre de la música popular egipcia–, convertida en free folk arábigo gracias, sobre todo, a su impactante trabajo con la voz. La proximidad con el avant jazz la confirma “Koala” en un crescendo de vientos que la sitúa en algún lugar entre Annette Peacock y Kamilya Jubran. Grabado y mezclado en el prestigioso estudio analógico Hotel2Tango de Montreal y presidido por el artwork psicodélico de su paisano Marwan El-Gamal, el disco finaliza con “Mahmiya” (“Protectorado”), un downtempo acústico con saz, marimba y una voz que la conecta con la libanesa Yasmine Hamdan.

“Barzakh”.

Arriba