×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

NAKANY KANTÉ Naka

Slow Walk
NAKANY KANTÉ, Naka
 

África nos mira, sí, pero también tiene unas cuantas cosas que enseñarnos. Y entre ellas, ese diamante reluciente y luminoso que es Nakany Kanté, cantante de Guinea Conakry instalada en Sabadell que se ha convertido en emblema del afropop expatriado y en jovial y vitalista voz de esa música guineana capaz de mantenerse unida a sus raíces, a pesar de los más de cinco mil kilómetros que separan la provincia de Barcelona de la República de Guinea. Es más: en “Naka”, su segundo trabajo después de darse a conocer con “Saramaya” (2014), solo la aparición de Calima y Macaco en “Tougna” desplaza el eje del embrujo hacia el flamenco especiado y diluye ligeramente esa conjura de djembés, balafones, pellizcos de guitarra y ritmos arrebatados con la que Kanté entreteje esta delicia de música africana vibrante y reflexiva.

Porque, a pesar del impetuoso arranque de “Djoulou” y “N’torola”, del festín de voces y el traqueteo afrobeat de “Kitibana” o del perfil pop que se intuye en “Soukora”, “Naka” es un trabajo repleto de melancolías y angustias; de odios, rencores, desigualdades y muertes –en “Kanakasi” evoca la historia de su hermano pequeño, que se fue de Conakry asegurando que no volvería y una semana después ya había fallecido– ante los que la voz de Kanté se transforma en dique de contención. Es ella quien mantiene a raya los nubarrones, equilibrando penas y alegrías entre guiños al mbalax senegalés y el sonsorné guineano y bordando uno de los mejores discos africanos hechos aquí

“Kanakasi”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba