USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

NATHANIEL RATELIFF & THE NIGHT SWEATS Tearing At The Seams

Stax-Caroline-Music As Usual
NATHANIEL RATELIFF & THE NIGHT SWEATS, Tearing At The Seams
 

En el cada vez más abultado pelotón de espeleólogos lechosos empeñados en rescatar el sonido de los sesenta y los setenta, Nathaniel Rateliff encarna a la perfección el papel de don nadie sin suerte, ascendido por obra y gracia de su portentosa voz a flamante abanderado del sonido Stax. Al de Denver le tocó la lotería en 2015 con su debut junto con The Night Sweats, por lo que era de esperar que repitiese la apuesta con otro festín de soul rugoso, voces ásperas y vientos exultantes. Una maniobra eminentemente retro que, si cobra sentido, es gracias a esa poderosa banda que le rodea y, sobre todo, a la habilidad con la que recrea el traqueteo destartalado y el desparpajo melódico de artistas marca de la casa como Sam & Dave.

Ocurre, por ejemplo, con la gozosa “Be There”, explosión de soul sureño que marca una de los hitos de un “Tearing At The Seams” que lo mismo se arrima al Sam Cooke más acaramelado (“Say It Louder”) que pierde ligeramente el rumbo cuando intenta cambiar de década en busca de un acabado más contemporáneo (“You Worry Me” recuerda por momentos a, glups, Kings Of Leon). Esto último es, de hecho, lo que acaba desequilibrando un disco que, pese a manejar con soltura los códigos del soul clásico, patina a la hora de asaltar los medios tiempos y se desinfla en cuanto el estadounidense pisa el freno para pasar de arrebatos rítmicos como “Coolin’ Out” a islotes de convencionalidad como “Hey Mama”.

Al final, “Tearing At The Seams” se salva gracias a cosas como “Baby I Lost My Way (But I’m Going Home)” y “Still Out There Running”, pero se diría que, pudiendo chapotear a conciencia en el gran pantano del soul, Rateliff se ha conformado con bracear en la orilla para no perder pie.

“Still Out There Running”.

Arriba