×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1991)

NEGU GORRIAK Gure jarrera

Esan Ozenki
NEGU GORRIAK, Gure jarrera
 

El segundo álbum de los Negu Gorriak dejó todavía más claro que el quinteto de Irún iba muy en serio. Fue un trabajo más rico, tanto en letras –más duras y críticas, más elaboradas– como en música –combinación de todo tipo de ritmos: programados, acústicos o sampleados–, que su prometedor debut. Jordi Turtós se encargó de la crítica del disco, que fue escogido el mejor de 1991 en las listas publicadas en el Rockdelux 82.

De entrada, este segundo trabajo de los hermanos Muguruza y Kaki Arkarazo ha venido a confirmar todas las sospechas levantadas con su disco de debut, Negu Gorriak” (1990). Aquello no fue producto de la casualidad ni del oportunismo. Negu Gorriak son en la actualidad una de las mejores propuestas dentro del paupérrimo panorama estatal.

Indiscutiblemente, es un nuevo trabajo de compromiso con la raíces y luchas de su País Vasco, una reafirmación de fe y entrega a una tierra desgraciadamente incomprendida desde el exterior. Pero la gran virtud de su coherencia es la universalidad de sus coordenadas musicales. En el disco hay de todo menos silencio: samples a discreción, guitarras a raudales, ritmos a manta. Eclecticismo con perspectiva de futuro y con los pies en la tierra, no en la moda.

El rock se engrandece y enriquece por la falta de prejuicios, permanece fiel al espíritu original de rebeldía con la gran virtud de no caer en el panfleto, con una sabiduría tan racional como inusual por estos pagos. La música de Negu Gorriak no es simplemente para bailar con la fuerza de las botas en el suelo y los puños golpeando el aire. Es una nueva invitación a la reflexión serena e inteligente sobre una realidad histórica actual, sobre los nuevos caminos musicales en los que el rock encuentra aire puro para seguir corriendo hacia delante. “Gure jarrera” (“Nuestra postura”) es un trabajo más compacto que el anterior. Lo que en aquel se intuía, aquí se desparrama por todos sus surcos: energía, capacidad de entendimiento de la realidad musical, rock mestizo que estrecha la Mano Negra, que discurre afín a Urban Dance Squad, Red Hot Chili Peppers, Living Colour y el sinfín de nombres que aún nos hacen mantener la esperanza en el rock del futuro. Hay thrash, funk, dub, una versión de Fugazi; mala leche, corrosividad e ironía. Uno de los discos del 91, sin duda.

“Ustelkeria”.

Arriba