×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1982)

NEIL YOUNG Trans

Geffen-Epic
NEIL YOUNG, Trans
 

“Trans” (1982) es un disco… desconcertante. Claro que no es el primero: la carrera de Neil Young está plagada de casos sin solución, de discos que rompen radicalmente con el inmediatamente anterior, de propuestas de cambio y movimiento, pero… ¡un disco “tecno”!

Uno se imagina al señor Young con un puñado de cables entre las manos y no puede dejar de sorprenderse ante el primer LP de country futurista de la historia. En la portada, y como ya es tradicional en el autor de “Zuma” (1975), se enfrentan dos mundos opuestos. En el vinilo también: seis temas cuentan con el tratamiento electrónico proporcionado por sintetizadores y se desarrollan en una especie de estilo “Randolph Scott-contra-Kraftwerk” tan novedoso como difícilmente asimilable. De estos temas –entre los que sobresalen “Computer Age”, “Mr. Soul” y el melancólico “Transformer Man”– se desprende una visión harto negativa de la invasión tecnológica.

Pero la verdadera sustancia, por así decirlo, de “Trans” está en los tres temas llevados a cabo únicamente con la Transband que lo acompañó en su reciente gira mundial. “Little Thing Called Love” es una tonada genial, absolutamente contagiosa, puntuada por la vibrante guitarra del gran Nils Lofgren. “Hold On To Your Love” es una delicia de armonía y volatilidad, y “Like An Inca”, una epopeya, en tono sutilmente eléctrico, sobre nuestro incierto futuro en este planeta: un delirio de solos desenfrenados y palabras agrias.

“Trans” no es el disco que uno esperaba después de haber presenciado el espectáculo electrizante que Neil Young ofrece en directo. Pero es un trabajo inspirado y sorprendente, de alguien que siempre se ha preocupado por no estarse quieto, por husmear en el presente más avanzado y sacar sus propias conclusiones. Después de esto, ya ni un LP de Devo interpretando los grandes éxitos de Hank Williams logrará sorprenderme.

“Computer Age”.

Publicado en Rock Espezial 19 (Marzo 1983)
Arriba