×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

NICKI MINAJ Pink Friday: Roman Reloaded

Young Money-Cash Money-Universal Republic
NICKI MINAJ, Pink Friday: Roman Reloaded
 

En el irregular “Pink Friday” (2010), el debut de Nicki Minaj en Young Money, ya era clara la batalla entre una Minaj rapera y cruenta y otra vestida de princesa pop. Una diatriba interna –ella no es solo dos, sino miles de Minaj en una, como demuestra su afición a crear álter egos– solo exacerbada en este “Pink Friday: Roman Reloaded” que parece varios discos en uno. Dos en concreto: uno de rap, excelente, protagonizado por su álter ego Roman Zolanski, quien aparece cuando llega la rabia, y otro de pop no especialmente bueno, con instantes que echan por tierra y contradicen seriamente los hallazgos casi avant-garde del primero. Es frustrante.

El sexteto inicial de “Pink Friday: Roman Reloaded” debe ser el material más arriesgado publicado por una multi en algunos eones: producida por salvajes como Hit-Boy y Da Internz, Minaj da rienda suelta a todas sus caras –y sobre todo a la del enfadado Zolanski– en números esquizofrénicos, de grandes tanteos transgenéricos –“put my dick in yo face”–, en los que aparecen en todo su esplendor ese flow con tendencia a la comedia y sus felices erupciones de demencia. “Beez In The Trap”, con su base punzante y rap de seguro deje slacker (y la participación de 2 Chainz), es una obra maestra.

Sin embargo, a partir de la por otro lado estimable “Champion” –con Nas, Drake y Young Jeezy–, aparece la princesa pop y, con ella, productores como RedOne (Lady Gaga) y Dr. Luke (Katy Perry). El dance-pop poco sofisticado de “Starships” defraudaba en formato single, pero cabrea en el contexto de un álbum que empieza como empieza. Después hay R&B pasable con Chris Brown (“Right By My Side”) o jams lentas (“Sex In The Lounge”, con Bobby V en el papel protagonista y con Lil Wayne) sin envergadura. Curioso que Minaj aproveche “Stupid Hoe” para arremeter contra las divas (super) pop al uso, porque ella parece, a veces, contenta con quedarse en eso. Pura contradicción, no siempre fértil o interesante.

“Beez In The Trap” (con 2 Chainz).

Arriba