×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

NICOLAS JAAR Space Is Only Noise

Circus Company-Wordandsound
NICOLAS JAAR, Space Is Only Noise
 

Todas las críticas y entrevistas a Nicolas Jaar empiezan por su edad, y esta no será menos. El neoyorquino-chileno tiene actualmente 21 años, y hace ya cuatro que publica maxis en sellos de música de baile (“Time For Us”, editado en 2010 por Wolf + Lamb, fue uno de los hitos del año). El dato tiene por sí mismo un interés relativo, pero adquiere una nueva dimensión cuando lo contraponemos a las cualidades de su música: reposada, elegante, sobria, grave, meditabunda... Jaar parece jugar en la liga de vejestorios como Mulatu Astatke o Gil Scott-Heron. Lo digo en el mejor de los sentidos, entiéndase. En el sentido de artistas que pisan (despacio y) con seguridad, poco proclives a veleidades y exabruptos, más preocupados por pulir su arte y dejar un buen legado que por ninguna otra cosa.

“Space Is Only Noise” podría describirse someramente como un disco ecléctico, como una amalgama de house, neoclásica, blues y jazz. Pero es todo lo contrario. Es una obra libre y expansiva que bebe de pozos muy hondos, que se nutre de la emoción que provocan en su autor artistas tan variados como Erik Satie, el propio Astatke, Nina Simone, Ricardo Villalobos o Luomo. Jaar hace algo de valor extraordinario: evidenciar la continuidad, la consanguinidad, entre el hedonista y denostado house y las músicas de raíz. No explota la capacidad de adaptación del bastardo género bailable, sino que, investigando, investigando, descubre sus antepasados y, quizás, de paso, parte de su futuro. Exuberante, desnudo, comatoso, crea con elementos mínimos piezas de belleza crepuscular y serena.

Etiquetas: 2011
Arriba