USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2014)

NIGHTINGALES Pigs On Purpose

Vinilísssimo-Munster
NIGHTINGALES, Pigs On Purpose
 

Apuntan las loas promocionales de esta reedición de Nightingales que, en su día (1982), fue uno de los más espectaculares discos del post-punk británico. Yo lo recuerdo de otro modo. “Cerdos aposta” lo editó PDI en España en 1983 al hacerse con el catálogo de Cherry Red, dentro de una remesa que también comprendía a Eyeless In Gaza, Felt, Monochrome Set y otros. Si en Gran Bretaña llamó la atención de John Peel, aquí apenas se enteró nadie de su existencia. Con su espantosa portada y anómalo sonido, le ocurrió al primero de los tres álbumes que llegó a grabar esta formación de Birmingham en su primera etapa lo mismo que al LP de The Reflections, otros rara avis del mismo sello reeditados también no hace mucho en esta misma serie: quedó condenado ipso facto al cajón de saldos. Así, por menos de cien pesetas, algunos espabilados pudieron hacerse con uno de los artefactos si no más espectaculares, sí más insólitos del momento.

Un manifiesto que parecía grabado en los aledaños de la cultura popular de su tiempo, “Pigs On Purpose” venía iluminado por la irónica y seudomarxista mirada de Robert Lloyd, expunk que tomó la distancia necesaria del zeitgeist thatcheriano para arrojar luz sobre la barbarie con una serie de jugosas y personales reflexiones, propulsadas por un marcial manojo de espasmódicos sonidos que parecían el zumo resultante de exprimir en la misma batidora a Mekons, Gang Of Four, Joy Division, Fall y la Magic Band de Captain Beefheart. El poso de la historia no ha hecho más que bruñir sus idiosincrasias, separándolo aún más del ecléctico pelotón generacional que daba forma al rico tapiz de la incipiente escena alternativa inglesa de los primeros ochenta.

“The Crunch”.

Arriba