USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

NOSOTRÄSH Popemas

Elefant
NOSOTRÄSH, Popemas
 

Reedición en vinilo blanco para celebrar los casi diez años de esta pequeña obra maestra del pop en español que es el “Popemas” de Nosoträsh. Para la ocasión, se volvieron a juntar a fin de interpretar sus canciones en el pasado Primavera Sound. Un disco hecho de pequeñas miniaturas perfectas, compuestas por las distintas componentes del grupo (Natalia, Cova, Montse y Bea, que también se reparten las voces) y producidas por Ibon Errazkin con un savoir faire que recordaba mucho a Le Mans. Otro referente muy claro aquí es Vainica Doble, y se incluye una cita del escritor Augusto Monterroso, otro maestro de la brevedad. Como dice la canción que abre el disco, “Esto sí que es arte” (“Arte”).

Diez canciones por cara, retazos de costumbrismo poético de alto calado emocional. Títulos tan hermosos como “Sentada al borde de mí” o “Sobre mi pecho un alud”. Canciones tan breves como “Corazón colilla”: “Corazón colilla, me fumo la vida, el amor me dura lo que una cerilla. Te dibujaré con ceniza”. Esta es de Cova, la ex Penelope Trip, que firma la mitad de los textos. La última canción del disco, “Tres tristes tigres” (como la novela de Guillermo Cabrera Infante), la firma Bea junto a Nacho Vegas, y es muy del estilo de Nacho, que entonces empezaba como cantautor.

Escogido por Rockdelux décimo mejor disco nacional de la pasada década, nueve años después sigue calando igual de hondo con su melancolía agridulce. Y es que este disco conquista corazones, como hizo con el de John Peel, que lo pinchaba en la BBC. A destacar el rítmico arreglo de “Gloria”, donde Errazkin brilla como el maestro que es, y cuya coda desemboca en la citada “Corazón colilla”.

“Tres tristes tigres”.

Arriba