×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

OF MONTREAL Paralytic Stalks

Polyvinyil
OF MONTREAL, Paralytic Stalks
 

Kevin Barnes, artífice de Of Montreal, plantea un nuevo desafío con su undécimo LP, pero esto no es algo nuevo. Después de la buena acogida de “Hissing Fauna, Are You The Destroyer?” (2007), su brillante giro funk, Barnes nos ponía a prueba con el fragmentado y estimulante “Skeletal Lamping” (2008). “False Priest” (2010) supuso una tregua: un disco con vocación pop y casi comercial. Pero “Paralytic Stalks” está a ratos tan cerca de ese álbum como de los cadáveres exquisitos de “Skeletal Lamping” y de la experimentación abstracta y suicida del EP “thecontrollersphere” (2011).

El trabajo es el resultado de una de las cíclicas depresiones de Barnes. Esto se traduce, por un lado, en estructuras inquietas y mutantes, que yuxtaponen melodías pop y funk (“Dour Percentage” recuerda a la ELO, “Malefic Dowery” a “Pet Sounds”) con angustiosos pasajes instrumentales a medio camino entre la experimentación psicodélica y la música contemporánea más abstracta. Por el otro, deriva en las letras más duras que ha cantado Barnes: “Heimdalsgate Like A Promethean Curse”, de “Hissing Fauna, Are You The Destroyer?”, sobre sus problemas mentales, parece ahora una canción para niños. Pero aunque Barnes lleve la abstracción demasiado lejos en los dos últimos cortes del álbum (de siete y trece minutos de duración), “Paralytic Stalks” está a la altura de sus predecesores, facturando un pop infeccioso capaz también de estimular las neuronas. “Ye, Renew The Plaintiff” reanudaría la actividad cerebral en un encefalograma plano.

“Ye, Renew The Plaintiff”.

Arriba