×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

ONEOHTRIX POINT NEVER Replica

Software-Music As Usual
ONEOHTRIX POINT NEVER, Replica
 

Desde que el sello No Fun recopiló y remasterizó en “Rifts” (2009) los tres primeros discos que Daniel Lopatin grabó como Oneohtrix Point Never“Betrayed In The Octagon” (2007), “Zones Without People” (2009) y “Russian Mind” (2009)–, además de un montón de temas editados en casetes y CD-Rs imposibles de encontrar, y después de que Editions Mego editara el año pasado “Returnal” (2010) y un single con una versión de la pieza central de aquel álbum al piano y con la voz de Antony en la cara A y una remezcla de Fennesz en la B, el proyecto de Lopatin ha ido ganando entidad y un reconocimiento capaz de romper cualquier barrera comercial mientras él transformaba su sonido en una deriva que le ha llevado del nido de zumbidos y distorsiones de sus primeras grabaciones perdidas al elogio de los sintetizadores; de Klaus Schulze y Manuel Göttsching a una música acuática, casi inocua. Un sonido basado en música sampleada que Lopatin ha desmontado para construir y habitar un espacio propio, definitivamente suyo, en “Replica”, el más personal e inquietante de todos sus discos y lo mejor que ha grabado.

Si “Returnal” proponía un reencuentro con el pasado a través de los sentidos, de la estética y las formas de la música, “Replica” es un viaje hacia atrás en el tiempo que apela a la emoción con un apabullante diseño del sonido. De un modo inexplicable, surgen fogonazos dentro de estos temas; son señales, cebos mentales que inducen recuerdos, imágenes y sensaciones, desenterrándolas de algún lugar del inconsciente. El sonido te manipula, arrastrándote hacia lo que parecía haber desaparecido de tu cabeza. Lopatin ha utilizado fragmentos de anuncios de televisión, capturados y reproducidos reiteradamente, sobre los que ha añadido arreglos de piano (en “Power Of Persuasion”, cuyo título es probablemente una referencia a la publicidad, “Nassau” o la magnífica pieza que da nombre al álbum), sintetizadores o ritmos grabados en un estudio junto con Joel Ford (su compañero de ciberaventuras en Ford & Lopatin y socio en Software, el sello de ambos) y Al Carson, envolviendo el núcleo de cada tema, añadiendo más ciclos de instrumentos y sonidos repetidos que giran alrededor, engullidos en la mezcla.

El disco tiene retazos de música impresionante: los coros sobrecogedores de “Child Soldier”, la música como de documental de naturaleza de “Up” y “Sleep Dealer” con fracciones de voz rescatadas del anuncio de un refresco cuando el protagonista del spot lo saborea. Pero todo eso no es más que una forma de llegar a otra cosa: a lo intangible de la música, algo que no se puede entender ni reconocer, pero que sí se siente y hace que todo cambie.

“Sleep Dealer”.

Arriba