USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1985)

JUAN PEÑA LEBRIJANO - ORQUESTA ANDALUSÍ DE TÁNGER Encuentros

Ariola
JUAN PEÑA LEBRIJANO - ORQUESTA  ANDALUSÍ DE  TÁNGER, Encuentros
 

Los primeros años ochenta fueron, para el flamenco, territorio abonado a la búsqueda y la experimentación heterodoxa, como demostró esta joya imperecedera. “Encuentros” (1985) fue escogido entre los 300 mejores discos (en el puesto 277) del período 1984-2014 en el especial del 30 aniversario de Rockdelux. Jordi Turtós elogió en esta crítica el encuentro entre Juan Peña Lebrijano, la Orquesta Andalusí de Tánger y Paco Cepero.

Las cosas ya nunca serían igual y, mientras muchas camisas se desgarraban, en medio de una tímida emergencia de los sonidos que venían de los rincones más recónditos del mundo, Juan Peña El Lebrijano, de la mano de Paco Cepero a la guitarra y dirección artística, cruzó el estrecho con valentía y con los brazos abiertos a la búsqueda de la música andalusí. Y la colisión con la Orquesta Andalusí de Tánger se convirtió en encuentro. En un disco iniciático, en un experimento que abrió mentes, que descubrió proximidades y emocionó de principio a fin.

“Encuentros” fue (y es aún) otro de esos pasos que ha sabido dar el flamenco hacia nuevas sensibilidades en las que desarrollarse. Juan Peña demostró que había aún mucho horizonte por alcanzar, muchos caminos por recorrer, muchas páginas en blanco por escribir. A lo largo de sus ocho interpretaciones, la música andalusí se imbrica en el flamenco de la misma manera que el flamenco se reencuentra a sí mismo más allá del quejío y la pena eterna. Aquí hay alegría y celebración, ansia de descubrir, franqueza y reconocimiento del otro. Un trabajo en el que no sobra nada ni se echa nada en falta. Lástima que después el futuro trajo consigo un presente de naufragios, estulticia e incomprensión.

“Dame la libertad”.

Arriba