USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

OWEN PALLETT Heartland

Domino-[PIAS] Spain
OWEN PALLETT, Heartland
 

La comunión del pop con el lenguaje clásico –la comunión profunda e íntima, no el simple flirteo– alcanza cotas realmente superiores en el primer disco de Owen Pallett a su nombre. Entre sus colaboraciones con gente como Arcade Fire, The Last Shadow Puppets, Pet Shop Boys o, erm, Mika –suyos eran los pizzicatos de cuerda del single “Rain”–, este esteta contumaz ha encontrado el tiempo para crear su mejor álbum hasta la fecha y, seguro, uno de los diez mejores de 2010: una obra maestra de pop orquestal que supera en ambición y logros a todo cuanto grabó como Final Fantasy.

“Heartland” no es, simplemente, pop para cuarteto de cuerda, como “He Poos Clouds” (2006), sino pop para orquesta filarmónica, electrónica, bajo eléctrico y batería; un aparato instrumental denso cuyas relaciones hila Pallett con seda fina, con sentido, sutileza y mesura, por no hablar de una tensión emocionante. Los arreglos no se limitan a uso ornamental, sino que son elementos clave en la dinámica de partituras –“Red Sun No. 5”, “Lewis Takes Action” y “The Great Elsewhere”, sobre todo– tocadas por una gracia melódica difícil de resistir.

Pese a contar, como “He Poos Clouds”, con un germen conceptual un tanto abstruso –en esta ocasión, un granjero de un mundo imaginario que lidia con su creador, esto es, Pallett–, los temas de “Heartland” emocionan: su poder formal, su lúcido uso de tan amplio espectro de sonidos, la citada gracia melódica, se suman en un todo abrumador, pero es que además esas letras tan esquivas pueden leerse, sin más, como reflexiones sobre el control o la fe. Desde “Ys”, de Joanna Newsom, no veíamos converger la clásica con el pop con semejante química. Owen Pallett se supera; y con él la música. De rodillas ante este frágil, por delicado, monumento sonoro. 

“Red Sun No. 5”.

Arriba