×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

PABLO UND DESTRUKTION Predación

Sonido Muchacho
PABLO UND DESTRUKTION, Predación
 

El cuarto álbum de Pablo Und Destruktion arranca con los primeros versículos de la Epístola de Saulo a los Corintios, la que se lee en las bodas católicas. El asturiano sitúa al oyente de manera inequívoca, porque el Amor es el eje en torno al que gira este nuevo ciclo de canciones, que llega a nuestros oídos tras un inclemente proceso de selección. La primera tirada del disco, lista para su comercialización, terminó alimentando las llamas cuando el autor se dio cuenta de que las revelaciones de carácter íntimo se le habían ido de las manos.

Esto no quiere decir que la versión final de “Predación” sea un bocado ligero, apto para estómagos acostumbrados a una dieta de rock inofensivo, complaciente o formulario. Nada más lejos, en realidad. Basta con escuchar la funesta “Un salario social” para comprobar que la rendición no entra en los planes de Pablo García. Estamos ante un músico de verdad impar, que sigue hurgando en la memoria –conmovedoras “El mejor traje de seda” y esa particularísima adaptación de la tradicional “A la mar fui por naranjas”–, pero no renuncia a analizar el presente –brillante “Conquistarías Europa”– con incómoda lucidez. Un artista valiente que no duda en extremar posturas, tanto éticas como estéticas, cuando la situación lo requiere. Obviar esta obra mayúscula sería sacrilegio. Así que acérquense sin miedo, regocíjense en ella.

“El mejor traje de seda”.

Arriba