×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2014)

PACO DE LUCÍA Discografía esencial

Universal
PACO DE LUCÍA, Discografía esencial
 

“Fuente y caudal” (1973), “Siroco” (1987), “Zyryab” (1990), “Concierto de Aranjuez” (1991) y “Cositas buenas” (2004) son los cinco álbumes que se incluyen en esta cajita con parte de la discografía más selecta de Paco de Lucía (1947-2014). Lucía Flores, desde el respeto y la admiración hacia el maestro de Algeciras, analizó los pros y los contras de estos discos de diversas épocas. Debajo, cinco muestras que condensan la esencia de la obra del guitarrista que revolucionó el flamenco.

Poco más de medio año ha pasado desde que el funesto 25 de febrero de 2014 se fuera Paco de Lucía. No es mucho para recuperarse de la pérdida, pero ha sido suficiente para que su discográfica apañe la primera del rosario de reediciones y antologías que seguramente saldrán al mercado en los próximos años. Esta caja con cinco álbumes es solo una de las posibles de una obra gigantesca, con casi una cuarentena de discos en solitario o junto con otros artistas, y otra cuarentena de apariciones en títulos ajenos en la que cuesta trabajo no perderse. El criterio es tirando a simple: desde los años setenta, un disco por década (dos de los noventa), con una noticia buena y una mala. La buena es que “Siroco” (1987) y “Zyryab” (1990) se cuentan entre los preferidos del guitarrista; la menos buena, que “Concierto de Aranjuez” (1991), aunque muy celebrado, es un trabajo casi anecdótico en una carrera marcada por la búsqueda constante de nuevos espacios y lenguajes para la guitarra flamenca; el “Concierto” (con la Orquestra de Cadaqués dirigida por Edmon Colomer) no deja de ser una reinterpretación clasicista, aunque elegante y sentida, de la obra de Rodrigo.

“Siroco” y “Zyryab” son discos de  grupo. En el primero, parido en un paréntesis del Sexteto, participan sus hermanos Ramón de Algeciras y Pepe de Lucía, además de Rubem Dantas. En “Zyryab” aparecen Manolo Sanlúcar, Chick Corea, Carles Benavent, Jorge Pardo, El Potito y Joan Albert Amargós. Son discos vertebrados a partir de palos clásicos, de los muchos con los que Paco rubricó su clase y su escuela. En cualquier caso, los dos primeros títulos trazan con claridad la pisada fuerte del algecireño.

“Fuente y caudal” (1973), su quinto trabajo en solitario, exhibe una complejidad compositiva que le hace a una preguntarse si ya nació maduro: tenía 26 años cuando escribió “Entre dos aguas”, el pelotazo que lo catapultó a la fama, que además tiene la guasa de que entró a última hora como relleno y brilla por su ligereza en un disco hasta cierto punto granítico. Cuatro décadas después, suena emocionantemente nueva y titubeante, y remite al álbum que un año antes publicaba Toti Soler, “El gat blanc”, con el que comparte más de lo que podría parecer a primera vista.

En cuanto a “Cositas buenas” (2004), es una obra de madurez y espíritu libre en la que, al fin, se atreve a dar alas a su frustrada vocación de cantaor, y a invocar el espíritu de Camarón.

Cualquiera de estos álbumes permite comprender a Paco de Lucía. Quedarán, se supone, para futuras entregas discos capitales como “Solo quiero caminar” (1981, con el Sexteto) y “Luzia” (1998), que recogen mejor el legado del maestro de guitarristas, padrino de cantaores y catedrático de mezclas.

“Fuente y caudal” (de “Fuente y caudal”).

“Gloria al Niño Ricardo” (de “Siroco”).

“Tío Sabas” (de “Zyryab”).

“Allegro con Spirito” (de “Concierto de Aranjuez”).

“Antonia” (de “Cositas buenas”).

Arriba