×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

PANDA BEAR Tomboy

Paw Tracks-Green Ufos
PANDA BEAR, Tomboy
 

Directos como el de Primavera Sound, un puñado de singles en otros tantos sellos, fechas de edición que varían, la nueva mezcla de Sonic Boom y, por fin, el álbum, ya mítico “Tomboy”. ¿A la altura de “Person Pitch” (2007)? Todavía es prematuro decirlo, pero lo que está claro es que Noah Lennox no ha querido repetirse, sino explorar nuevos horizontes en un marco de canción pop más sucinta (es un decir) en cierta sintonía con el “Merriweather Post Pavilion” (2009) de su banda matriz. Decimos solo “cierta” porque, pese a participar de la voluntad pop del disco de revelación popular de Animal Collective, “Tomboy” juega a su propio juego: sonido denso y neblinoso; variedad de acercamientos y beats; estribillos, si cabe, más evidentes... Esto debe ser lo más pop que haya salido del colectivo hasta la fecha, lo que no significa que deje de ser raro de una manera animal.

Suena “You Can Count On Me” (ignoro si referencia al magnífico debut como cineasta de Kenneth Lonergan) y nos encontramos en terreno familiar, no por haberla escuchado antes en single; todos los singles-teaser han sido reconstruidos por Sonic Boom. Nos es familiar por una de esas melodías mágicas, marca de la casa, de euforia tranquila y tranquilizadora. Brian Wilson y The Beach Boys rehabilitados, de nuevo, para el siglo XXI, como en “Last Night At The Jetty” –mucho cuidado con esa parte del “I know, I know” con vorágine electrónica al fondo–, “Surfer’s Hymn”, “Benfica” y “Friendship Bracelet”. Por otro lado, el autohomenaje es claro en una ambiental “Scheherezade” como salida de “Young Prayer” (2004). Podría parecer otro disco más con Lennox dentro, bella redundancia, de no ser por la mayor presencia de secuenciadores y el déficit de samples, la citada voluntad de concreción y, sobre todo, ciertos temas que rompen aviesamente con lo esperado.

Quizás no sea “Tomboy” el disco dance de Panda Bear –como sus amistades en Kompakt podían hacer prever–, pero, a la altura del marcial, hipnótico tema titular y su guitarra eléctrica en clave de sci-fi retroactual, el boom-bap hip hop de “Slow Motion” o el cuasi-techno de “Afterburner”, resulta evidente la voluntad de Lennox de resquebrajar el caparazón de la comodidad para saltar al vacío. Y aquí lo tenemos, buscando de nuevo y encontrando música inaudita. La utopía pop.

“Last Night At The Jetty”.

Arriba