USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

PARCELS Parcels

Kitsuné-Because-Music As Usual
PARCELS, Parcels
 

Quién le iba a decir al bueno de Nile Rodgers, superhéroe del funk de los setenta y artesano del riff lúbrico, que sus guitarrazos seguirían dando que hablar en pleno 2018 y que, además, lo harían no desde la cubeta de saldos, sino desde el vistoso aparador de novedades. Ahí encontramos, por ejemplo, el “It’s About Time” (2018) de Chic o este debut con el que Parcels, los amigos australianos de Daft Punk, confirman que estarían más que dispuestos a quedarse a vivir entre los pliegues rítmicos de “Get Lucky”.

De eso va (casi) todo un disco en el que este quinteto con pinta de acabar de asaltar un Humana navega entre el funk cálido, la música disco de acabado retro y el electropop esponjoso. Una fórmula que les funcionó a la perfección en “Overnight”, su colaboración con Daft Punk, pero que en el trasvase al formato largo los coloca en algún punto indeterminado entre Phoenix y esos Tahiti 80 de los que prácticamente ya nadie se acuerda. El problema no son las melodías, ciertamente irresistibles, de “Lightenup” y “Tieduprightnow”, o el agradable traqueteo de “Comedown”, sino la manera que tienen los australianos de desinflarse poco a poco y transformar el impetuoso galope de Chic en un anémico trotecillo.

Tampoco ayudan los letales ocho minutos de “Everyroad”, nebulosa rítmica que aniquila cualquier noción de continuidad y resta pegada a un disco que, ya de por sí, se escora con demasiada facilidad hacia el muzak de ascensor y el refrito de funk adulto. Será que, después de todo, cuesta tomarse en serio a la copia cuando el original todavía anda por ahí dando guerra.

“Lightenup”.

Arriba