×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

PATA NEGRA Guitarras callejeras

Vinilísssimo-Munster
PATA NEGRA, Guitarras callejeras
 

En 1979, dos años después de participar en el disco homónimo de Veneno, los hermanos Raimundo y Rafael Amador grababan en el pequeño estudio de Ricardo Pachón en Umbrete unas sesiones que no verían la luz hasta 1986 en Nuevos Medios, en forma de mini-LP de cinco canciones. Entre una y otra fecha habían aparecido los dos discos que grabaron para Universal, “Pata Negra” (1981) y “Rock gitano” (1983). Ahora Vinilísssimo reedita “Guitarras callejeras” en vinilo y le añade dos cortes de las mismas sesiones que no verían la luz hasta 1990.

Como recuerda Pachón en las notas del disco, Raimundo y Rafael fueron los primeros en introducir la técnica de la púa en la guitarra flamenca, los primeros gitanos rockeros que absorbieron toda la música que oían en las calles de Sevilla, del flamenco al blues y al rock de Jimi Hendrix o Janis Joplin, pasando por el jazz manouche de Django Reinhardt. Y en este disco sus guitarras callejeras brillan más que nunca, trenzándose la una con la otra con una energía descomunal a lo largo de extensos crescendos.

Se atreven con un corrido mexicano (“Juan Charrasqueado”), pero donde más brillan es en los rockanroles: tanto el “Rock del Cayetano” como “Pata palo” son piezas maestras, de antología. “Ratitas divinas” radiografía la pobredumbre de Las Tres Mil Viviendas sevillanas donde crecieron, y “Morao mellizo” es un jugoso instrumental, igual que el primer bonus track, titulado precisamente “La pata negra”. El otro es una versión de “Los mánagers” sin vientos, mucho más callejera y acorde con el resto del disco. Una gozada de la cabeza a los pies. Para mí, el mejor disco de Pata Negra, incluso superior al aclamado “Blues de la frontera” (1988).

“Juan Charrasqueado”.

Arriba