USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2019)

PAU RIBA & ORCHESTRA FIRELUCHE Ataràxia

Autoeditado
PAU RIBA & ORCHESTRA FIRELUCHE, Ataràxia
 

En 2019, Pau Riba celebró con reedición y conciertos medio siglo de “Dioptria”, su puesta de largo y obra magna, y aún le dio tiempo a sacar un EP para demostrar que, a sus 71 años, aún sigue en activo. Si su anterior disco, “Mosques de colors” (2013), lo grabó junto con Pascal Comelade, esta vez lo acompañan unos discípulos aventajados del de Ceret, la Orchestra Fireluche: seis hombres y tres mujeres de la Cellera de Ter que hacen coros y tocan treinta instrumentos, como carillones, melódicas, flautas, violas, acordeones, pianos de juguete, organillos, ocarinas, xilofones, armónicas, arpas de boca, da ruans, shruti boxes, tamburas, charangos, guitarras slide o un clarinete amarillo de plástico, pero también radios, cañas, llaves, piedras o sierras, con los que ya han grabado seis álbumes (el último, “Colibrí en flames”, de 2017).

Con ellos, Riba ha registrado seis hermosas piezas-río en las que recita sus versos alucinados sobre mantras y drones de ritmo pausado, de las iniciales y surrealistas “Visions cadaquesenques” a la “Ataràxia” titular (la serenidad por la cual se llega a la felicidad, según los estoicos, y a la que el cantautor parece haber accedido, a juzgar por la paz que aquí transmite), pasando por “Un matí de dissabte” y los ocho orientales minutos de “Sa meu mare” (que Pau dedica a la mujer que le trajo al mundo, cincuenta años después de cantarle “Mareta bufona”). Solo se arranca a cantar en “Per què fer res” (otra definición de la ataraxia, tan dulce como “Noia de porcellana”) y “Ull, Llull”, que guiña el ojo al místico mallorquín, y cuya guitarra evoca a la de Toti Soler, antaño fiel acompañante.

“Sa meu mare”.

Publicado en la web de Rockdelux el 28/1/2020
Arriba