×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

PAU VALLVÉ Abisme cavall hivern primavera i tornar

Autoeditado
PAU VALLVÉ, Abisme cavall hivern primavera i tornar
 

Como tantos otros, Pau Vallvé es una contradicción andante: se inventó a Estanislau Verdet para poder reírse de todo y se resistía a ser un cantautor como los que odiaba de joven, pero al final se quitó la careta para escribir canciones sobre lo que le pasa, siente y piensa. Si su anterior trabajo, “Pels dies bons” (2014), lo compuso en Banyoles, donde llegó en busca de paz y huyendo del agobio de la ciudad, ahora, de vuelta a Barcelona, se descuelga con un disco doble en el que repasa su trayecto vital de los últimos dos años a través de veinte canciones y dos instrumentales. Trayecto cronológico pero no lineal, lleno de altos y bajos, a menudo desde el pozo más negro, al cual, a pesar de todo, llega un rayo de sol y un poco de esperanza, y el autor se ilusiona de nuevo (con el amor o la humanidad) para volver a tropezar.

A veces, ocurre todo en el lapso de una canción –o de un solo verso–. De las dos más optimistas se han rodado sendos vídeos: en “Avui l'únic que vull”, con sus amigos y parientes bailando al estilo “happy”, Pau lo manda todo a la mierda para mirar al cielo y no hacer nada, y en “El millor de marxar és tornar” confiesa su carácter depresivo y su amor a la vida, y proclama “visca els impossibles”. Entre medias, sueña con un mundo mejor o nos pide por favor que hagamos que llueva para limpiar a fondo este. Y así hilvana el recorrido circular que le lleva (a caballo) del abismo al invierno (“Que vingui l’hivern, estem preparats”), de este a la primavera y vuelta a empezar, a base de introspección lírica, expansión musical y estribillos de pop de cámara para sublimar el dolor. Como la vida misma.

“Avui l'únic que vull”.

Arriba