×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

PAU VALLVÉ De bosc

Amniòtic
PAU VALLVÉ, De bosc
 

Pau Vallvé tiende a reaccionar contra sí mismo. Consiguió cierto éxito con un proyecto que concibió como broma, Estanislau Verdet, que se le hizo más grande de lo que planeaba. Se lo cargó sin miedo a liquidar su proyecto de más éxito y acertó. El barcelonés se ha ido construyendo una muy buena reputación como productor, con hitos como “Escapistes” (2010), de Inspira, “Magnòlia” (2011), de Maria Coma, y su propio “2010”, todos editados por Amniòtic Records, el sello que dirige. Pero, sin dinamitarlo, en “De bosc” también reacciona contra esto.

El segundo disco de su proyecto actual (el decimotercero de una carrera que empezó joven: se autoproduce desde los 18) minimiza la producción y la épica marca de la casa a favor de canciones basadas en la voz y guitarra acústica: no es que antes no fuera así, pero ahora se oye más que nunca. Vallvé ha limitado su paleta de instrumentos, como siempre interpretado todo por él (es también vibrafonista y percusionista en el Ensemble de Standstill y batería en la banda de Maria Coma), salvo los coros –quizá el único lujo que se permite–, para los que ha contado con Coma, Joan Colomo y Ramón Rodríguez, entre otros.

Lo mejor de “De bosc” es que Vallvé continúa buscando su propia voz y cada vez está más cerca de encontrarla, gracias a mejores letras, menos herméticas, con un trasfondo rousseauniano: solo en el bosque, lejos de la civilización que colapsa, el hombre es puro.

“Un gran riu de fang”.

Arriba