×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2017)

PAUL McCARTNEY Flowers In The Dirt

Mic-Capitol-Universal
PAUL McCARTNEY, Flowers In The Dirt
 

A mediados de los ochenta, Paul McCartney andaba varado en tierra de nadie alimentando con gran dedicación la medianía artística y la desidia comercial. Demasiado lejos de The Beatles y demasiado cerca de un futuro cada vez más incierto, el británico llevaba una década sin salir de gira y unos cuantos años más sin entregar un disco relevante. Visto el panorama, nada mejor que reclutar a Elvis Costello, fan declarado de los Fab Four desde su tierna infancia y compositor con cerebro de productor, para recuperar sensaciones perdidas, volver a componer a cuatro manos y arrojarse de nuevo a los brazos del mercado. La jugada, sin embargo, no salió del todo bien y “Flowers In The Dirt” (1989) se quedó a medias: solo cuatro canciones escritas e interpretadas por el tándem McCartney-MacManus (“My Brave Face”, “You Want Her Too”, “Don't Be Careless Love” y “That Day Is Done”) y, de propina, dos (“So Like Candy” y “Playboy To A Man”; aquí rescatadas en sus versiones demo) que fueron a parar al “Mighty Like A Rose” (1991) de Costello –la colaboración del dúo había empezado en el “Spike” (1989) de Elvis con dos piezas más: “Pads, Paws And Claws” y “Veronica“–.

Escaso rédito para un disco que McCartney acabó doblegando hacia lo comercial con la ayuda de productores como David Foster y Trevor Horn, pero que podría haber dado mucho más de sí, como demuestran ahora las maquetas que recupera esta reedición. Es aquí, desperdigada entre los pellizcos acústicos de “The Lovers That Never Were” y el teclado juguetón de Playboy To A Man”, donde se concentra toda la química y desparpajo que le falta al pulido y aseado “Flowers In The Dirt”. Son apenas esbozos a dos voces, sí, pero no hay más que colocar las atropelladas y apasionadas maquetas de “You Want Her Too” y “My Brave Face” al lado de sus refinadas versiones definitivas para comprobar lo que una producción ampulosa y efectista le puede hacer a una buena canción.

“My Brave Face”.

“The Lovers That Never Were” (con Elvis Costello; demo).

Publicado en la web de Rockdelux el 10/5/2017
Arriba