×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

PERFUME GENIUS No Shape

Matador-Popstock!
PERFUME GENIUS, No Shape
 

La apertura de miras que plasmaba “Too Bright” (2014) explota del todo en este ambicioso cuarto álbum, donde Mike Hadreas vuelve a regenerar y enriquecer el sonido de Perfume Genius. Cualquier horizonte estético parece hoy al alcance de su mano: pop distópico (“Go Ahead”), R&B espectral (“Die 4 You”), folk kitsch (“Valley”), glam renacentista (“Slip Away”), gótico decadente (“Choir”)... El minimalismo de sus inicios no ha parado de generar pompa hasta florecer en un lenguaje insaciable. Por suerte, el sentido del sigilo y la atención al detalle no han mermado un ápice.

Sembrado de ideas y grandes canciones, Hadreas se planteó afrontar la grabación de “No Shape” desde diferentes ángulos, exigiéndose más a sí mismo y a unas posibilidades musicales que quería que le “superasen”. Junto con el productor Blake Mills, quien le regala un flamante diseño de sonido, ha dado con un repertorio camaleónico de alcances fascinantes en cuyo corazón (la impecable “Wreath”, con cita incluida a Kate Bush) confiesa querer “merodear sin forma”. Lo consigue retorciendo cualquier elemento que las canciones encuentren a su alrededor, entre melodías de oro, cuerdas procesadas y letras desgarradoras.

Superadas las adicciones y traumas sobre los que se abrió en canal en trabajos anteriores, esta vez los textos celebran una vida que aparentemente va bien. Pero algo se cuela en ellos que le carcome por dentro, un fatal romanticismo que le dice que su persona no encaja en este mundo. Temas como “Every Night” indican que los fantasmas no han desaparecido, que el tormento sigue apretándole los intestinos, y “Alan”, la declaración de amor a su novio que cierra el disco, lo define perfectamente con un verso ya imposible de disociar de su figura: “I’m here, how weird”. Es ahí donde radica el verdadero calado emocional de la obra, en el deleite incómodo de constatar que Hadreas no puede soportar tanta belleza.

“Go Ahead”.

Arriba