USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2019)

PET SHOP BOYS Agenda

x2-Kobalt-Popstock!
PET SHOP BOYS, Agenda
 

La política y el pop a menudo han ido de la mano en el universo de Pet Shop Boys, envidiables comentaristas de la realidad social cuya música ha puesto el dedo en la llaga del afán belicista, la corrupción gubernamental, los crímenes de odio y la religión. Su nuevo EP, “Agenda”, llega a las puertas de la inminente resolución sobre el Brexit y en el ecuador de la administración Trump, se incluye en su libro anual “Annually 2019” y anticipa el disco que llegará en otoño grabado por Stuart Price. Produce estas “tres canciones satíricas y una bastante triste” el Xenomania Tim Powell.

“Give Stupidity A Chance” vuelve al asunto de la estupidez humana trece años después de “I’m With Stupid”–la última vez que un disco suyo nos hizo dudar– y confirma que el furor reivindicativo del dúo británico no entiende de signos políticos. Un himno, con todo, demasiado evidente en su ironía contra los Brexiteers y los portadores de gorras MAGA.

Mucho mejor se desenvuelven en la cachonda “On Social Media”, similar a cualquiera de sus himnos ochenteros, pero la clase de banger duro synthpop que lleva años resistiéndoseles. Un festín de frases-proclama contra todos los clichés imaginables del narcisista mundo 2.0 que se crece en un vídeo ambientado en Twitter.

Otro beat rodillo protagoniza el siguiente track, “What Are We Going To Do About The Rich”, que no apunta al establishment cultural al que pertenecen, sino a los oligarcas y “otros que no pagan ningún impuesto mientras el estado del bienestar colapsa”.

No cabe ninguna duda de que “The Forgotten Child” es la canción triste del lote, y también la mejor. En contraste con el material hiperactivo que la precede, el corte final es dominado por una instrumentación sobria y discreta, aunque rematada por una de esas líneas de teclado brillante en su clasicismo. Neil Tennant maneja con su habitual elegancia sobrenatural unas metáforas que apuntan indudablemente a la crisis de los refugiados. No se agota la buena racha.

“The Forgotten Child”.

Publicado en la web de Rockdelux el 18/2/2019
Arriba