USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2014)

PIXIES Doolittle 25

4AD-Popstock!
PIXIES, Doolittle 25
 

Hace dos meses, Rockdelux escogió “Doolittle” (1989) como el tercer álbum más relevante de los últimos treinta años. Es solo una de las muchas distinciones que jalonan la historia de un disco importante, que consolida las bases del rock independiente en Estados Unidos y atraviesa distintas generaciones de oyentes. No se trata de una afirmación gratuita, ya que, al margen de su calidad, el valor de “Doolittle” se halla en su condición de rito de paso. Y es que si el universo Pixies, magníficamente desplegado en su segundo LP, te cae encima en el momento justo, el chichón dura toda la vida.

En manos de la banda, que trata el pop como un gag surrealista, la percepción de lo que es pegadizo, ruidoso o extraño queda alterada. Al escuchar “Debaser” y “Hey” el oído se inquieta, le entra hambre y nerviosismo, y al fan se le presentan dos opciones: o bien servirse del picante de estas canciones para espolear las miras, o bien plantarse y definir con ellas los límites de su gusto.

A quienes eligieran el primer camino, la reedición de “Doolittle” por su 25º aniversario (triple CD o triple vinilo) les parecerá una fase ya superada, pese a que volver a sus cortes menos sobreexpuestos, como “I Bleed” o “Mr. Grieves”, demuestra que es imposible dejar atrás a los bostonianos. Los del segundo quizá se ilusionen con las demos, caras B y Peel Sessions exhumadas para la ocasión, aunque buena parte de este material ya había sido publicado y compilado.

En realidad, “Doolittle” no necesita de añadidos ni retoques, y de ello da fe el atentado de Vaughan Oliver contra el artwork que él mismo diseñó, que resultaba el envoltorio perfecto para un disco ídem.

“Debaser”.

Arriba